PUBLICIDAD

Salud al día
Alergias
La polución, el tabaco, los conservantes y colorantes, etcétera, han contribuido a que aumente la incidencia de alergias. Aquí resolvemos las dudas más frecuentes sobre la alergia: ¿Se puede curar? ¿Es hereditaria?...
Escrito por Olga de la Peña, Médico de familia
Revisado por Dr. Pablo Rivas, Especialista en medicina interna

Complicaciones de la alergia

Entre las complicaciones de la alergia que se presentan con más frecuencia tenemos la crisis de asma, el edema de glotis, y el más grave, el shock anafiláctico. Veámoslos con más detalle:

Crisis de asma bronquial

Bien a consecuencia del empeoramiento progresivo de un asma bronquial basal, o por una agudización secundaria al contacto con un alérgeno, que desencadena una crisis asmática severa, por ejemplo, por ingesta de aspirina, que en personas susceptibles puede provocar crisis severa que precisan atención hospitalaria urgente. 

Signos de alarma

La persona tiene que estar sentada para respirar, le resulta imposible hablar o beber líquidos a causa de la fatiga, tiene dificultades para conciliar el sueño nocturno, una intensa sensación de falta de aire, con el ritmo del corazón acelerado. Ante estos síntomas habrá de acudir para valoración hospitalaria urgente.

Edema de glotis, angioedema o edema angioneurótico

Con frecuencia se deben a reacciones alérgicas secundarias a la toma de fármacos o alimentos, así como por la picadura de ciertos insectos (avispas o abejas), especialmente si la picadura está en zonas de la cara o el cuello. Se produce una inflamación de las mucosas que recubren boca, campanilla, garganta e incluso laringe, pudiendo ocasionar compromiso respiratorio por cierre de la vía aérea. Precisa atención médica urgente, con adrenalina subcutánea.

Shock anafiláctico

Se trata de la manifestación más grave de los cuadros alérgicos. Precisa sensibilización previa, es decir, que se haya producido un contacto previo con la sustancia, para que ante un nuevo contacto desencadene la reacción alérgica. 

Causas más frecuentes

Medicamentos (penicilinas, pirazolonas, aspirina, contrastes yodados), picaduras de insectos, alimentos (huevo, leche, frutos secos, pescados, legumbres o mariscos), factores físicos (frío, ejercicio) y, con menor frecuencia, por contacto con látex, administración de vacunas antialérgicas…

Síntomas

Sensación de falta de aire, tos, ruidos respiratorios (sibilancias, pitos), incluso edema de glotis, palpitaciones, descenso de la presión arterial acompañado de mareo y pérdida de consciencia, hinchazón, ronchas, dolor abdominal con vómitos y diarrea, ansiedad y confusión. Igualmente precisa atención médica urgente.

Actualizado: 25 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD