PUBLICIDAD

Noticias Tercera edad

Los cambios en la dieta influyen sobre el Alzheimer

Una dieta baja en grasas saturadas e índice glicémico bajo parece modular el riesgo de desarrollar Alzheimer, aunque cambiar el tipo de alimentación podría no proteger a las personas que ya sufren deterioro cognitivo.
Pareja madura comiendo

Rebajar el consumo de grasas saturadas podría ser de ayuda a la hora de frenar el riesgo de aparición del alzhéimer.

16 de Junio de 2011

Seguir una dieta baja en grasas saturadas e índice glicémico bajo parece modular el riesgo de desarrollar demencia, una enfermedad que acaba convirtiéndose en Alzheimer, aunque cambiar estos patrones de alimentación podría no proteger a aquellas personas que ya sufren dificultades cognitivas. Así lo demuestra un estudio desarrollado por investigadores estadounidenses y publicado este mes de junio en Archives of Neurology.

Investigaciones anteriores ya habían sugerido la existencia de vínculos entre la dieta y la capacidad cognitiva, según reseñan los autores de este último trabajo. Las situaciones sanitarias en las que los afectados presentan resistencia a la insulina (la incapacidad del organismo para utilizar la insulina de forma efectiva) –como la obesidad, la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares, o los niveles altos de colesterol– han sido asociadas con un "envejecimiento cerebral patológico".

Sin embargo, estudios realizados sobre alimentos específicos no habían encontrado evidencias concluyentes de la existencia de una influencia sobre el riesgo de Alzheimer. "Así –escriben los autores– una aproximación más prometedora al estudio sobre los factores dietéticos en Alzheimer podría implicar el uso de intervenciones dietéticas completas, con mayor validez ecológica, y preservar el entorno nutricional en el que se produce el consumo de grasa y carbohidrato".

Los resultados del estudio podrían demostrar que las intervenciones dietéticas no son tan efectivas en etapas tardías del deterioro cognitivo

El equipo de Jennifer L. Bayer-Carter, del Veterans Affairs Puget Sound Health Care System, en Seattle, se propuso comparar una dieta rica en grasas saturadas e hidratos de carbono simples –asociada con la diabetes tipo 2 y la resistencia a la insulina– con una dieta baja en grasas saturadas e hidratos de carbono simples. Las intervenciones se denominaron HIGH y LOW, respectivamente.

Los autores del trabajo evaluaron los efectos de estas dos dietas en 20 adultos mayores sanos y 29 adultos mayores que sufrían un deterioro cognitivo amnésico leve (aMCI), lo que significa que experimentaban algunos problemas de memoria. El aMCI avanzado se considera a menudo un precursor del Alzheimer.

En un ensayo controlado y randomizado que duró cuatro semanas, un total de 24 participantes siguieron la dieta HIGH y otros 25 la dieta LOW. Los investigadores estudiaron el comportamiento de estos participantes con test de memoria, así como sus niveles de biomarcadores –las sustancias biológicas indicativas del Alzheimer–, como la insulina, el colesterol, los niveles de glucosa en sangre, los niveles de lípidos en sangre y los componentes del fluido cerebroespinal (CSF).

Los resultados del estudio fueron diferentes para el grupo que tenía aMCI y para el grupo de participantes sanos. En este último grupo, la dieta LOW redujo algunos de los biomarcadores CSF de Alzheimer, así como sus niveles totales de colesterol. Sin embargo, entre los individuos como aMCI, la dieta LOW incrementó los niveles de estos biomarcadores.

La dieta LOW mejoró el comportamiento en los test de memoria visual retardada, tanto en los participantes sanos como en los que presentaban una memoria deteriorada, pero no afecto a las puntaciones en otros indicadores cognitivos.

Estos resultados indican que "para los adultos sanos, la dieta HIGH movió los biomarcadores CSF en una dirección que puede caracterizar un estado pre-sintomático de Alzheimer". Los autores creen que los diferentes resultados obtenidos en los participantes con aMCI podrían demostrar que las intervenciones dietéticas no son tan efectivas en etapas tardías del deterioro cognitivo.

"Los efectos terapéuticos de una intervención dietética a largo plazo podrían ser una prometedora vía de exploración", apuntan los investigadores, que añaden que, además, "identificar los cambios patofisiológicos que subyacen bajo los efectos de la dieta puede revelar importantes dianas terapéuticas que pueden ser moduladas a través de intervenciones dietéticas o farmacológicas dirigidas".

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

39%
es la efectividad de la vacuna de la gripe para prevenir ingresos hospitalarios en personas de entre 65 y 79 años
'Fuente: 'Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP)''