Anemia
Escrito por Esther Martín, estudiante de medicina de la Universidad de Alcalá de Henares
Revisado por Dr. Pablo Rivas, especialista en medicina interna
La anemia, o disminución de la concentración de hemoglobina en la sangre, puede deberse a diversas causas, y la más común es la falta de hierro, pero también puede ser un síntoma de un trastorno subyacente.

Tipos de anemia

Tipos de anemia: clasificación morfológica

La apreciación del tamaño y el contenido hemoglobínico de los eritrocitos es uno de los análisis de laboratorio más empleados en el diagnóstico de las anemias. El índice eritrocitario de mayor valor clínico es el volumen corpuscular medio (VCM), ya que constituye un criterio morfológico para clasificar las anemias en normocíticas (VCM: 82-98 fl), macrocíticas (VCM >98 fl) y microcíticas (VCM <82 fl). El VCM se correlaciona con la hemoglobina corpuscular media (HCM), magnitud que informa sobre el valor medio del contenido hemoglobínico de los eritrocitos circulantes. En consecuencia, la HCM disminuye al hacerlo el VCM (anemias microcíticas e hipocromas) y aumenta cuando aumenta el VCM (anemias macrocíticas e hipercromas). 

Tipos de anemia: clasificación fisiopatológica

La clasificación fisiopatológica (según su mecanismo de producción) de una anemia se basa en la capacidad de la médula ósea para adaptarse al descenso de la concentración de hemoglobina en sangre. El recuento de reticulocitos (que son las células precursoras de los glóbulos rojos), indica cuál es la capacidad de respuesta de la médula ósea frente a la anemia. La disminución de la concentración de hemoglobina en sangre siempre origina un aumento compensador de la eritropoyesis por aumento de la Epo. Por ello, cuando la médula presenta una capacidad regenerativa normal, siempre debe existir una relación inversa entre disminución de hemoglobina y aumento del número de reticulocitos (anemia regenerativa). Por el contrario, cuando la anemia no se acompaña de un aumento proporcional del número de reticulocitos, es que la capacidad regenerativa de la médula ósea se halla disminuida (anemia arregenerativa). Algunas de las causas más frecuentes de anemia se exponen a continuación: 

A. REGENERATIVAS

Pérdida aguda de sangre.

Anemia aguda después de una hemorragia.

Aumento de la destrucción de los hematíes.

  • Corpusculares (por alteraciones en el propio hematíe):
    • Alteraciones de la membrana. Ejemplo: esferocitosis hereditaria.
    • Deficiencia de enzimas. Ejemplo: déficit de glucosa 6-fosfato deshidrogenasa.
    • Alteraciones de la hemoglobina. Ejemplos: anemia falciforme o las talasemias.
  • Extracorpusculares (por causas fuera del hematíe):
    • Tóxicos. Ejemplo: venenos de serpientes o cloratos.
    • Agentes infecciosos: bacterias o parásitos (paludismo).
    • Causas mecánicas. Ejemplo: problemas vasculares.
    • Inmunológicas. Ejemplos: transfusiones, enfermedad hemolítica del recién nacido, anemias por autoanticuerpos o por fármacos.
    • Hiperesplenismo (el bazo aumenta de tamaño y destruye muchos glóbulos rojos). 

B. ARREGENERATIVAS

Alteración de la célula germinal o precursora de glóbulos rojos:

  • Aplasias medulares.
  • Síndromes mielodisplásicos.
  • Infiltración de médula ósea. 

Defectos de los factores hematopoyéticos (necesarios para formar la hemoglobina):

Algunos ejemplos:

  • Déficit de hierro (anemia ferropénica).
  • Déficit de vitamina B12.
  • Déficit de ácido fólico.
  • Déficit de eritropoyetina.
 

Temas en este artículo

Actualizado: 15/07/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Marina Mata

Experta en deterioro cognitivo

“La administración de suplementos de determinados ácidos grasos (DHA) puede tener efectos beneficiosos en personas con deterioro cognitivo asociado a la edad”

 

14%de los casos de alzhéimer puede atribuirse al tabaco

Fumar es un factor de riesgo asociado a varios tipos de demencia, como el alzhéimer, y el tabaquismo pasivo puede aumentar hasta el 78% el riesgo de desarrollar una de estas patologías.

Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)'

 

PUBLICIDAD