PUBLICIDAD

Salud al día
Aneurisma
Controlar los factores de riesgo, como la obesidad o la hipertensión, es fundamental para evitar la aparición de un aneurisma, una dilatación de un vaso sanguíneo que puede llegar a ocasionar su ruptura.
Escrito por Estefanía Hernández Benito, Doctora en Farmacia
Revisado por Dr. Pablo Rivas, Especialista en medicina interna

Síntomas de un aneurisma

Los síntomas y la evolución de los aneurismas de la aorta torácica dependen de su localización, mientras que el aneurisma abdominal no produce síntomas:

Síntomas de un aneurisma de la aorta torácica

Los síntomas y la evolución espontánea de los aneurismas de la aorta torácica dependen de su localización. La mayoría de los aneurismas de la aorta torácica son asintomáticos. Sin embargo, la compresión o erosión de los tejidos adyacentes puede provocar síntomas como dolor torácico, disnea (sensación de que falta el aire), tos, ronquera o disfagia (dificultad para tragar).

Síntomas de un aneurisma de la aorta abdominal

Por lo general el aneurisma abdominal no produce síntomas y suele detectarse durante una exploración de rutina como una masa palpable, pulsátil y no dolorosa, o constituye un hallazgo radiológico o ecográfico casual en un estudio realizado por otras razones. Sin embargo, a medida que los aneurismas de aorta abdominal se expanden, pueden volverse dolorosos. En este caso, el paciente puede percibir fuertes pulsaciones en el abdomen, o un dolor torácico, lumbar o en el escroto. El dolor debido al aneurisma anuncia su rotura, y es una urgencia médica. Lo más frecuente es que la rotura se produzca sin previo aviso, y siempre amenaza la vida. La rotura, que requiere una intervención quirúrgica urgente, está acompañada de dolor agudo e hipotensión.

Actualizado: 3 de Diciembre de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Ramón Cacabelos

El Dr. Cacabelos explica en qué consiste la medicina genómica, que permite identificar precozmente el riesgo de que una persona desarrolle ciertas enfermedades, y determinar el tratamiento más efectivo para cada paciente.

Dr. Ramón Cacabelos

Experto en medicina genómica y presidente del Grupo EuroEspes
“En el campo diagnóstico el papel de la medicina genómica es fundamental. Más del 80% de las enfermedades del adulto están destruyendo nuestro organismo muchos años antes de dar síntomas, y cuando se manifiestan ya es tarde. Con un diagnóstico predictivo podemos identificar el riesgo 20 o 30 años antes de que aparezca la enfermedad, e implementar un plan preventivo"

Salud en cifras

80%
de las personas que padecen EPOC no han sido diagnosticadas
'Fuente: 'Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)''

PUBLICIDAD