Aneurismas
Escrito por Estefanía Hernández Benito, Licenciada en Farmacia
Revisado por Dr. Pablo Rivas, especialista en medicina interna
Controlar los factores de riesgo, como la obesidad o la hipertensión, es fundamental para evitar la aparición de un aneurisma, una dilatación de un vaso sanguíneo que puede llegar a ocasionar su ruptura.

Síntomas de un aneurisma

Síntomas de un aneurisma de la aorta torácica

Los síntomas y la evolución espontánea de los aneurismas de la aorta torácica dependen de su localización. La mayoría de los aneurismas de la aorta torácica son asintomáticos. Sin embargo, la compresión o erosión de los tejidos adyacentes puede provocar síntomas como dolor torácico, disnea (sensación de que falta el aire), tos, ronquera o disfagia (dificultad para tragar).

Síntomas de un aneurisma de la aorta abdominal

Por lo general el aneurisma abdominal no produce síntomas y suele detectarse durante una exploración de rutina como una masa palpable, pulsátil y no dolorosa, o constituye un hallazgo radiológico o ecográfico casual en un estudio realizado por otras razones. Sin embargo, a medida que los aneurismas de aorta abdominal se expanden, pueden volverse dolorosos. En este caso, el paciente puede percibir fuertes pulsaciones en el abdomen, o un dolor torácico, lumbar o en el escroto. El dolor debido al aneurisma anuncia su rotura, y es una urgencia médica. Lo más frecuente es que la rotura se produzca sin previo aviso, y siempre amenaza la vida. La rotura, que requiere una intervención quirúrgica urgente, está acompañada de dolor agudo e hipotensión.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 15/07/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Virginia Sánchez

Experta en psoriasis

"Los medicamentos biológicos son más seguros y eficaces que los tratamientos sistémicos clásicos de la psoriasis, y en la mayoría de los casos controlan los brotes, haciendo desaparecer de forma total o casi total las lesiones cutáneas"

 

30% de pacientes que acude a consulta de otorrinolaringología sufre vértigo

Se trata de un trastorno muy frecuente en personas mayores de 65 años, que puede deberse a múltiples causas, y se acompaña de inestabilidad y mareo.

Fuente: 'Asembior'

 

PUBLICIDAD