Arritmias
Escrito por David Saceda, licenciado en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Alteraciones hormonales, falta de riego sanguíneo al corazón, infecciones víricas… Existen muchas causas de arritmia, un trastorno que disminuye la capacidad de bombeo del corazón y que hay que vigilar.

Diagnóstico de una arritmia

Se pueden sospechar arritmias en un paciente que refiera los síntomas descritos y también en las personas que sufran algunas de las causas comentadas. Se vigila especialmente a los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio. Para poder detectar las arritmias se pueden realizar varias pruebas:

  • Electrocardiograma (ECG): es la prueba más sencilla y eficaz para diagnosticar las arritmias. Consiste en registrar las corrientes eléctricas del corazón colocando unos electrodos pegados en la piel del paciente, lo que permite analizar las posibles alteraciones.
  • Prueba de esfuerzo: cuando las arritmias tienen relación con el ejercicio físico se puede realizar un registro de la actividad eléctrica cardíaca mientras el paciente realiza una actividad física notable, por ejemplo correr en una cinta.
  • Estudio Holter: el paciente lleva los electrodos y un monitor que graba el registro durante al menos 24 horas. El médico puede después leer todo el registro y detectar cuándo y cómo se producen los cambios en la actividad eléctrica del corazón.  
  • Estudios electrofisiológicos: se introduce un catéter, un tubo largo y delgado, en la arteria femoral de la ingle hasta llegar al corazón. El catéter capta los impulsos eléctricos de las paredes del corazón y mapea la red eléctrica. Este mapa permite estudiar qué tipo de arritmia tiene el paciente y dónde se origina exactamente. Una vez que el catéter está dentro del corazón, el médico puede aplicar estímulos eléctricos o administrar fármacos para ver cómo reacciona la arritmia. Además, se puede eliminar la arritmia mediante la ablación con radiofrecuencia, que consiste en destruir la red eléctrica alterada mediante ondas electromagnéticas.
  • Test de la mesa basculante: es una manera de estudiar cómo cambia el ritmo cardíaco en casos de desmayo. Primero el paciente está tumbado en posición horizontal y se mide su frecuencia cardíaca y su tensión arterial; después se inclina la camilla a 65 grados, de manera que la sangre de las piernas retorna al corazón con más dificultad por la fuerza de la gravedad. En condiciones normales, la frecuencia cardíaca y la tensión arterial aumentarán para compensar la disminución de volumen sanguíneo. Es una forma de examinar los cambios cardíacos en situaciones de esfuerzo.
 

Temas en este artículo

Actualizado: 16/09/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Virginia Sánchez

Experta en psoriasis

"Los medicamentos biológicos son más seguros y eficaces que los tratamientos sistémicos clásicos de la psoriasis, y en la mayoría de los casos controlan los brotes, haciendo desaparecer de forma total o casi total las lesiones cutáneas"

 

30% de pacientes que acude a consulta de otorrinolaringología sufre vértigo

Se trata de un trastorno muy frecuente en personas mayores de 65 años, que puede deberse a múltiples causas, y se acompaña de inestabilidad y mareo.

Fuente: 'Asembior'

 

PUBLICIDAD