PUBLICIDAD

Salud al día
Arritmias
Alteraciones hormonales, falta de riego sanguíneo al corazón, infecciones víricas… Existen muchas causas de arritmia, un trastorno que disminuye la capacidad de bombeo del corazón y que hay que vigilar.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Síntomas de una arritmia

Los principales síntomas de las arritmias que te ayudarán a identificarlas debidamente son:

  • Palpitaciones: los pacientes las sienten como golpes o vuelcos del corazón dentro del pecho o también pulsos fuertes en el cuello. Es un síntoma muy común y casi toda la población en algún momento ha percibido esta sensación. Cuando se hace constante o frecuente se debe consultar al médico.
  • Insuficiencia cardiaca: en las taquiarritmias el corazón late tan deprisa que no es capaz de llenarse de sangre totalmente y no impulsa la sangre necesaria para el organismo; en las bradiarritmias el ritmo cardíaco es tan lento que también disminuye el flujo de sangre. Esto sucede sobre todo en individuos con cardiopatía previa, y se manifestará con falta de aire y edemas en los tobillos.
  • Disnea o fatiga: sensación de falta de aire al respirar o fatiga con el ejercicio, puede ser también el síntoma de una arritmia.
  • Cansancio y debilidad: particularmente en ancianos con bradiarritmias.
  • Síncope: al cerebro no le llega suficiente sangre y se produce una pérdida de conciencia con desmayo, que se recupera espontáneamente. En las arritmias las personas no suelen tener mareos o malestar antes del síncope, suelen sufrir el síncope de golpe, y se recuperan completamente varios segundos después. Son frecuentes en casos de bloqueos auriculoventriculares y en ocasiones precisan de un marcapasos.
  • Angina: dolor en el pecho con sensación de opresión. Se debe a la falta de oxígeno en el corazón por disminución del flujo sanguíneo (bradiarritmia) o por exceso de trabajo cardíaco (taquiarritmia). Es más frecuente si el paciente padecía previamente de cardiopatía isquémica.
  • Poliuria: el paciente orina con más frecuencia por el aumento de la velocidad del flujo sanguíneo, ocurre en las taquiarritmias.
  • Muerte súbita: es más frecuente en las taquiarritmias ventriculares y en los bloqueos de vías principales de la red eléctrica.
Etiquetas: 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Juan Carlos Galofré

El Dr. Juan Carlos Galofré es el coordinador del área de conocimiento del tiroides de la SEEN.

Dr. Juan Carlos Galofré

Experto en tiroides y especialista en endocrinología de la Clínica Universidad de Navarra
“Hay cierta predisposición genética tanto al hiper como al hipotiroidismo; probablemente la alteración sea de origen autoinmune, y puede interactuar con factores ambientales, no del todo bien conocidos –estrés, el tipo de alimentación, un embarazo, u otros– que son los que disparan la disfunción tiroidea”

Salud en cifras

1.400
personas mueren cada año en España a causa de un atragantamiento
Fuente: 'Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES)'

PUBLICIDAD