PUBLICIDAD

Salud al día
Artritis reumatoide
No se conoce la causa de esta enfermedad crónica, que afecta a las articulaciones provocando inflamación y dolor. Aunque no se puede prevenir, seguir algunas recomendaciones puede aliviar los síntomas de la artritis reumatoide.
Escrito por María Dolores Tuñón, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Diagnóstico de la artritis reumatoide

El diagnóstico de la artritis reumatoide se basa en hallazgos clínicos, de laboratorio y radiológicos compatibles. No existe una prueba diagnóstica específica. Además, puede ocurrir que una persona presente dolor e inflamación en las articulaciones durante algún tiempo, y que ni las radiografías o análisis, ni siquiera la intensidad de la enfermedad, permitan al médico hacer un diagnóstico con certeza. A veces es preciso observar la evolución de los síntomas del paciente durante meses para confirmar el diagnóstico.

Examen físico

Se lleva a cabo un examen físico donde la exploración general suele ser normal.

Manifestaciones articulares:

  • Sinovitis y dolor a la movilización pasiva en pequeñas y grandes articulaciones, con patrón simétrico y acumulativo. Las articulaciones interfalángicas distales no suelen afectarse. En fases avanzadas, la mano en ráfaga (desviación por subluxación de los dedos con respecto al eje de la mano) y los dedos en cuello de cisne son signos muy sugerentes.

Manifestaciones extra-articulares:

  • Nódulos subcutáneos sobre prominencias óseas en las superficies extensoras.
  • Vasculitis reumatoide: úlceras necróticas, púrpura palpable, polineuropatía, mononeuritis múltiple.
  • Pulmón: pleuritis. Neumonitis intersticial. Bronquiolitis obliterante. Síndrome de Caplan (nódulos pulmonares reumatoideos y  silicosis).
  • Síndrome de Felty: leucopenia y esplenomegalia en el seno de la artritis reumatoide.
  • Ojos: episcleritis, escleritis.
  • Síndrome de Sjögren secundario.
  • Corazón: pericarditis.
  • Bazo: esplenomegalia ocasionalmente.

Se realizan también pruebas de laboratorio que consisten en análisis de sangre y de líquido sinovial de la articulación, apareciendo:

  • Marcadores de inflamación como la Proteína C reactiva (PCR) y la velocidad de sedimentación globular (VSG). Aunque no son específicos de esta enfermedad.
  • Marcadores serológicos: elevación del factor reumatoide (FR) positivo en el 70% de los casos, y de los anticuerpos anti-péptidos citrulinados. Estos últimos son más especificos que el FR para el diagnóstico de esta enfermedad.
  • Anticuerpos antinucleares (ANAS) positivos en el 30% de los casos. Anticuerpos antiADN nativo negativos, muy poco especificos pues están elevados en muchas otras enfermedades autoinmunes.
  • Líquido sinovial: es de características inflamatorias. Celularidad superior a 2000 células /ml; habitualmente superior a 5000 células/ml. Predominio de células polimorfonucleares. Este análisis permite descartar que se trate de otro tipo de artritis más que reforzar el diagnóstico de AR.

Diagnóstico por la imagen

En las fases iniciales de la enfermedad la imagen radiológica de la articulación puede ser normal, o con un pequeño aumento de las partes blandas periarticulares, debido al edema de los tejidos circundantes. Los hallazgos radiológicos más precoces aparecen en las articulaciones metacarpofalángicas de las manos y metatarsofalángicas de los pies.

Con el tiempo, la radiología convencional pone de manifiesto osteoporosis yuxtaarticular (al lado de la articulación), es decir, una desmineralización secundaria al proceso inflamatorio, erosiones subcondrales, y estrechamiento del espacio articular, que se va produciendo de forma gradual a medida que el cartílago es destruido.

Generalmente no son necesarias otras técnicas; en caso de subluxación atloaxoidea, la TC o la RM; la gammagrafía de glándulas salivares en caso de síndrome de Sjögren y la gammagrafía ósea, que sirve para localizar las articulaciones inflamadas.

Criterios diagnósticos

En 2010 se actualizaron los criterios que definen el diagnóstico de artritis reumatoide, establecidos por la Asociación americana de Reumatología, que se basan en:

  • La afectación inflamatoria de al menos una articulación. Se adjudica una puntuación en función del número de articulaciones afectadas y su localización. Y debe descartarse que dicha inflamación no se deba a otro tipo de artritis o enfermedad autoinmune.
  • Las alteraciones de los marcadores serológicos (Factor reumatoide y Anticuerpos anti-péptidos citrulinados)
  • Elevación de marcadores de inflamación, como la PCR y la VSG.
  • La duración de los síntomas, estableciendo el límite en las seis semanas para diferenciarlo de otro tipo de artritis agudas.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''

PUBLICIDAD