PUBLICIDAD

Salud al día
Artrosis
La artrosis es una afección reumática muy frecuente que se debe a la degeneración de los cartílagos. Es conveniente controlar el peso y practicar ejercicio aeróbico moderado, que mejora la funcionalidad de las articulaciones.
Escrito por Sergio García Escrivá, Licenciado en Farmacia
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Recomendaciones para la artrosis

No hay una dieta específica, pero muchos tipos de artrosis se pueden mejorar evitando el sobrepeso, para no sobrecargar la articulación (muy importante en rodillas, caderas, e incluso en columna vertebral).

El ejercicio aeróbico frecuente (natación, pasear...) puede mejorar la funcionalidad de la articulación y evitar que los músculos relacionados se atrofien por disminución de su uso, pero alternando con periodos de descanso. Si se padece de artrosis en las manos, es conveniente reducir el tiempo que se dedica a actividades como coser o algunas manualidades, ya que los movimientos repetitivos no convienen. Algunos ejercicios con parafina han aportado alivio a algunos pacientes, aunque con resultados dispares.

Existen en las ortopedias ciertas férulas que pueden contribuir a aliviar la carga que soporta la articulación, pero deben complementarse con ejercicios específicos para favorecer el movimiento de la articulación y fortalecer los músculos; así como con la aplicación de calor o frío para relajar y tonificar la zona. El calor local puede calmar el dolor, aplicado en forma de baño o con una manta eléctrica. El frío es bueno para reducir la inflamación y tonificar la zona. Por la mañana es normal que duela más, debido a la inactividad de la noche; por ello, el baño caliente por la mañana es una buena manera de desentumecer las articulaciones afectadas.

Es importante evitar cargar con pesos excesivos, caminar por superficies irregulares, o permanecer de pie mucho tiempo sin descansar, en caso de sufrir de artrosis de cadera, rodilla, columna vertebral… Usar un calzado cómodo también es fundamental, para evitar adoptar posturas incorrectas. Algunos pacientes encontrarán útil el uso de bastón, para favorecer la marcha, mantener el equilibrio y evitar las caídas.

Es fundamental la aceptación de la enfermedad en cuanto a la percepción estética de algunas deformidades articulares y a la percepción del dolor, que si no es constante en la mayoría de los casos, sí interrumpe con frecuencia el curso normal del individuo. Adaptarse a estos cambios puede ser más sencillo con las medidas descritas y con los tratamientos que, en cada caso, sean necesarios.

Actualizado: 22 de Enero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD