PUBLICIDAD

Entrevistas de Bebés y niños
Dra. Begoña Domínguez, presidenta de la AEPap

Dra. Begoña Domínguez

Presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap)
“Es imprescindible hacer un desayuno completo, para lo que el niño se debe levantar con tiempo suficiente, y por eso es conveniente que cene y se acueste temprano”

Begoña Domínguez, presidenta de la AEPap.

La Dra. Begoña Domínguez, presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), defiende la labor de los pediatras de AP, asegurando que su labor mejora la calidad de vida de los niños y adolescentes españoles porque –afirma– se trata de “un especialista capaz de resolver más del 90% de las demandas de salud de la población infantil, además de proporcionar una asistencia sanitaria próxima a estos menores y a sus familias”. Hablamos con la Dra. Domínguez sobre las novedades que se han producido en el ejercicio de la pediatría de Atención Primaria y las principales medidas que se deberían adoptar para mejorar esta especialidad, y sobre las patologías más frecuentes que afectan en la actualidad a los más pequeños de la casa.

Novedades en pediatría de Atención Primaria

¿Cuáles son los principales objetivos de la AEPap?

Los más importantes son impulsar el desarrollo de la pediatría en Atención Primaria, fomentar la salud de niños y adolescentes mediante la prevención, y facilitando su recuperación si contraen alguna enfermedad, promocionar la investigación, contribuir a la formación en pediatría de Atención Primaria de los profesionales pregraduados y postgraduados, coordinar los programas sanitarios relacionados con el niño, atender los problemas que puede plantear el ejercicio de la pediatría de Atención Primaria y representar los intereses de sus socios ante los distintos organismos, y coordinar con otras asociaciones de características similares actividades orientadas a mejorar el ejercicio de la pediatría en Atención Primaria.

¿Cuáles son las reivindicaciones más destacadas de los pediatras de Atención Primaria, qué necesidades considera que se deberían abordar para facilitar su labor?

Se debería aumentar el número de pediatras de Atención Primaria (AP) y potenciar la participación de la pediatría de AP en la formación de estudiantes y residentes de pediatría (MIR-P), facilitando la formación continuada y la investigación, así como incrementar las plazas de enfermería pediátrica.

Me parece fundamental fomentar estructuras organizativas que permitan a los pediatras de AP participar en la toma de decisiones mediante la creación de figuras como la del pediatra coordinador del área o distrito, que sería responsable de la planificación, coordinación y evaluación de los resultados de la actividad de los equipos pediátricos de AP, y el establecimiento de canales estables de colaboración con las Sociedades Profesionales.

“En España, la calidad de vida de la población infantil se sitúa por encima de la media europea”

Se hace necesario, además, un acceso libre a pruebas diagnósticas por parte de la pediatría de AP, procurando que aumente su capacidad resolutiva, y tendiendo a la unificación de recursos diagnósticos y terapéuticos entre niveles asistenciales, lo que sin duda supondrá un ahorro económico.

Es preciso también un cambio de paradigma de la gestión de enfermedades a la gestión de la salud focalizándose fundamentalmente en la atención primaria, teniendo en cuenta que el pilar fundamental para lograr un buen funcionamiento del sistema de salud son los profesionales asistenciales; sin su concurso no hubiera sido posible alcanzar el nivel de calidad del actual sistema de salud.

¿Qué novedades destacaría en la especialidad de pediatría en Atención Primaria?

El pediatra de Atención Primaria es el primer contacto de niños y adolescentes con el sistema sanitario, y además es un especialista capaz de resolver más del 90% de las demandas de salud de esta población, y que proporciona una asistencia sanitaria próxima a los menores y a sus familias, partiendo de una visión global e integral de la medicina, en la cual el objeto fundamental no es la enfermedad, sino la población infantil en todas sus etapas.

Una de las actividades fundamentales es la pediatría preventiva, que hace posible el cribado universal de enfermedades, la detección precoz de problemas de salud diversos, el consejo de salud y la promoción de hábitos saludables, y la extensión de los programas de vacunaciones a toda la población.

En las dos últimas décadas del siglo pasado se produjeron cambios en la situación de salud de los niños gracias a los avances de la medicina y a la introducción de nuevas tecnologías, que han dado lugar a un incremento de la supervivencia neonatal y de enfermedades graves, y a que los problemas crónicos hayan pasado a ocupar la primera línea de actuación.

El pediatra de AP tiene además el papel de coordinador de recursos en salud infantil, tanto con los distintos niveles asistenciales sanitarios, como con profesionales de ámbitos diferentes (psicólogo, trabajador social, fisioterapeuta, centros de atención temprana, maestros y escuela, equipos de orientación psicopedagógica, etcétera).

“La mortalidad infantil en el Reino Unido -donde no hay pediatras en AP- ha aumentado en los últimos años, mientras que en España continúa descendiendo”

La salud de la población en España es de las mejores de la Unión Europea, a pesar de que la inversión en sanidad del Producto Interior Bruto es de las más bajas. La tasa de mortalidad infantil ha pasado de 12,5 en 1981 a 3,19 en 2010, han disminuido las hospitalizaciones y la incidencia de enfermedades infecciosas prevenibles por las vacunas (sarampión, rubéola, tos ferina…), y ha aumentado la supervivencia de enfermedades que antes eran mortales. Todo ello ha contribuido a situar la calidad de vida de la población infantil por encima de la media europea. A ello han contribuido decisivamente el actual modelo de sanidad pública y el trabajo de los profesionales implicados.

El Grupo de Pediatría Basada en la Evidencia de la AEPap ha realizado recientemente una revisión sistemática para analizar qué ventajas aporta la asistencia sanitaria cuando es realizada por pediatras en el primer nivel asistencial, y concluyen que los pediatras son los profesionales más adecuados para proporcionarla, obteniendo mejores resultados en salud. Los médicos no especialistas en pediatría prescriben más medicamentos, derivan más a otros especialistas, y piden más pruebas complementarias que los pediatras. La mortalidad infantil en el Reino Unido -donde no hay pediatras en AP- ha aumentado en los últimos años, mientras que en España continúa descendiendo.

¿Está afectando la crisis económica a la labor de los pediatras en España?

En una encuesta realizada recientemente a los pediatras de AP estos responden que los recortes que se están llevando a cabo, en muchas ocasiones indiscriminados, están afectando a su situación laboral y profesional, y afectarán también empeorando la salud de la población infantil.

Enfermedades más frecuentes en niños

¿Cuáles son las patologías más frecuentes que sufren los niños en la actualidad? ¿destaca alguna por haber incrementado su prevalencia significativamente?

Las más frecuentes son las enfermedades infecciosas como amigdalitis, virasis, otitis, gripe, gastroenteritis y las patologías que afectan al aparato respiratorio como laringitis, bronquiolitis, asma… Se ha incrementado la prevalencia de asma, alergias, y patologías derivadas de los estilos de vida como la obesidad.

“Las enfermedades alérgicas se han multiplicado por cuatro en los últimos 30 años, y se calcula que uno de cada cuatro niños manifiesta algún síntoma de alergia”

Las enfermedades alérgicas se han multiplicado por cuatro en los últimos 30 años, y se calcula que uno de cada cuatro niños manifiesta algún síntoma de alergia en algún momento de su crecimiento.

La movilidad laboral, y el hecho de que ambos padres trabajen fuera del hogar, hacen que un mayor número de niños asistan a guarderías desde edades muy tempranas, aumentando las patologías infecciosas que padecen.

La presencia de contaminantes ambientales es también causa del incremento de patologías como asma y alergia.

Cada vez se dan más casos de niños con trastornos de conducta, ¿por qué cree que ocurre esto? ¿es una consecuencia del entorno familiar y social en que se educan los niños de los países desarrollados actualmente, o se debe a que ahora se detectan antes y mejor estos trastornos?

Más del 20% de los niños españoles padece algún tipo de trastorno en relación con la salud mental que afecta a su vida cotidiana, a la de sus familias, y a la de sus profesores y compañeros.

Los trastornos de la conducta en general precisan un diagnóstico y tratamiento multidisciplinar y precoz para mejorar el pronóstico y calidad de vida de los niños y sus familias.

Son muchos de ellos trastornos de base neurobiológica, a menudo con un componente genético y medioambiental, en los que también influyen las características socio culturales y familiares.

¿Qué consejo daría a los padres para que puedan prevenir, en la medida de lo posible, los problemas de conducta de sus hijos?

“Más del 20% de los niños españoles padece algún tipo de trastorno en relación con la salud mental”

Los pediatras recomendamos a las familias eliminar la exposición prenatal al tabaco, la lactancia materna, fomentar adecuados estilos educativos, una comunicación efectiva entre padres e hijos, y trabajar rutinas correctas de higiene del sueño.

Los niños precisan para su desarrollo del afecto y cariño de los padres, al mismo tiempo que deben crecer en el conocimiento de normas y rutinas familiares y escolares.

La obesidad infantil se está convirtiendo en un problema de salud pública en España porque se estima que un 26% de los niños de entre seis y diez años tiene sobrepeso. ¿Qué medidas proponen desde la AEPap para prevenir este problema en los niños?

Desde la AEPap ofrecemos a la población consejos sobre la alimentación adecuada en las diferentes etapas de la vida desde las consultas y a través de la web "www.familiaysalud.es".

Apoyamos la lactancia materna por ser el mejor alimento para los bebés hasta los seis meses de edad, y proporcionamos educación nutricional para que los niños conozcan los alimentos, aprecien sus diferencias, valoren las necesidades de cada uno de ellos y aprendan a comer de todo. Recomendamos restringir los dulces, “chucherías”, bollería industrial y refrescos solo a los días de fiesta, así como evitar el “picoteo” y reducir al máximo las comidas con alta densidad calórica (comidas rápidas, muy grasas…).

Es imprescindible hacer un desayuno completo, para lo que el niño se debe levantar con tiempo suficiente, y por eso es conveniente que cene y se acueste temprano.

La alimentación debe ser variada, equilibrada y suficiente, adaptada a las necesidades de cada persona, a las diferentes etapas del crecimiento, y al ejercicio físico realizado. Además recomendamos que los niños practiquen alguna actividad física a diario y evitar el sedentarismo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''

PUBLICIDAD