PUBLICIDAD

Bebés y niños
Estreñimiento infantil
El estreñimiento infantil es una afección habitual en bebés y niños, que en la mayoría de los casos se puede solucionar con una dieta equilibrada y enseñando al pequeño unos hábitos higiénicos apropiados.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Qué es el estreñimiento infantil

El estreñimiento infantil es una de las patologías más frecuentes en Pediatría, ya que puede ocurrir tanto en recién nacidos y bebés de pocos meses, como en niños más mayores. Supone entre un 3% y un 5% de las consultas pediátricas generales, y hasta un 25% del volumen de consultas especializadas en gastroenterología pediátrica. Consiste en la disminución de la frecuencia de las deposiciones, o bien que éstas sean muy duras produciendo dolor en la evacuación.

Aunque el estreñimiento infantil puede ser debido a distintas causas en función de la edad a la que se presente, en la mayoría de los casos el problema se resuelve con una dieta adecuada e instruyendo al niño en hábitos saludables. Existen múltiples fármacos que pueden, además, solucionar problemas puntuales de estreñimiento agudo, pero deben ser siempre prescritos por un pediatra.

¿Cuándo se considera que el niño está estreñido?

La definición de estreñimiento en la infancia no es algo unánime, ya que la frecuencia normal de deposiciones varía según la edad. La media en un recién nacido es de 2-3 deposiciones al día, y al final del primer año lo normal son entre 1 y 2 deposiciones/día. En preescolares y adolescentes, igual que en adultos, la frecuencia normal va desde tres deposiciones/día a tres deposiciones a la semana. Por lo general, los niños entre uno y cuatro años defecan al menos una vez al día.

Como norma general, hablamos de estreñimiento cuando la frecuencia de las deposiciones es menor a tres veces por semana, o cuando se está más de tres días seguidos sin deponer, o bien cuando las heces son muy duras y secas y producen dolor en la evacuación.

El estreñimiento crónico en los niños mayores de cuatro años se asocia con frecuencia a encopresis, que se define como el escape involuntario de heces debido a retención fecal. A menudo es una forma frecuente de presentación del estreñimiento, y puede ser un marcador fiable de la severidad del mismo y de la efectividad del tratamiento.

Se denomina estreñimiento funcional si no se encuentra una causa orgánica o patológica que lo justifique, lo cual es lo que ocurre en la mayoría de los casos. Actualmente la Asociación Española de Pediatría se basa en algunos criterios para diagnosticar a un niño de estreñimiento. El diagnóstico ha de incluir al menos dos de los siguientes criterios, que deben presentarse como mínimo una vez por semana durante al menos dos meses:

  • Menos de tres deposiciones a la semana.
  • Al menos un episodio de incontinencia fecal por semana.
  • Existencia de posturas o actitudes retentivas para evitar la defecación.
  • Defecación dolorosa.
  • Heces de gran diámetro en el recto o palpables a nivel abdominal.
  • Deposiciones excesivamente voluminosas que obstruyen el W.C.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD