PUBLICIDAD

Bebés y niños
Mocos en bebés y niños: soluciones para eliminarlos
La mucosidad en las vías respiratorias de bebés y niños pequeños es muy frecuente, y aunque los mocos no son dañinos, pueden ser muy molestos. Te explicamos los mejores métodos para ayudar a tu hijo a eliminarlos.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Mocos en bebés y niños: por qué se producen y cómo tratarlos

Los mocos son extraordinariamente frecuentes en los bebés y niños de hasta 5 años; tanto es así, que una de las palabras más antiguas para referirse a los pequeños es ‘mocosos’. El moco es un mecanismo de defensa del organismo del niño frente a las infecciones. Cuando un virus o agente externo entra en contacto con su vía respiratoria y la irrita, la respuesta del cuerpo es generar a través de las mucosas (de ahí su nombre) este material gelatinoso que atrapa a los agentes irritantes para que sean expulsados al exterior, por medio de la tos o los estornudos.

Desde el nacimiento, el bebé está expuesto a muchos agentes infecciosos (virus y bacterias) que entran a través de los orificios nasales al respirar. En su inmensa mayoría, estos serán atrapados por el moco que se produce en la vía respiratoria y no llegarán a afectar gravemente al niño.

Durante los meses de otoño e invierno, las frías temperaturas hacen proliferar las infecciones respiratorias. Si además el bebé tiene hermanos mayores (que le contagian las infecciones), o va a la guardería, es prácticamente seguro que se pasará con mocos desde septiembre a final de mayo. La mucosidad por sí misma no es dañina, pero puede ser molesta e incómoda para el niño, y aunque el tratamiento farmacológico es prácticamente innecesario, sí hay algunas medidas sencillas que pueden aliviarlo.

¿Es necesario tratar los mocos en los niños?

Los pediatras cada vez somos más reacios a administrar a niños (especialmente a los menores de dos años) fármacos para tratar los mocos. La mucosidad es un mecanismo de defensa, y si no afecta de forma importante al niño, es mejor utilizar únicamente mecanismos sencillos para ayudarle a expulsarlos, sin intervención farmacológica.

No hay que olvidar que los fármacos para eliminar la producción de mocos (mucolíticos o anticongestivos) pueden tener importantes efectos secundarios, desde taquicardia a convulsiones. Además, el disponer de estas medicinas en casa incrementa el riesgo de accidentes domésticos, que es una causa importante de morbilidad y mortalidad infantil. La eficacia de esos medicamentos en los niños es controvertida, y hay pocos estudios científicos que los avalen. Por todos estos motivos, desde hace varios años el sistema de la Seguridad Social en España no cubre estos fármacos.

El hecho de que no esté indicado un tratamiento con medicamentos no quiere decir que dejemos al niño con sus mocos sin más; hay varios sistemas sencillos para ayudarle a expulsarlos sin poner en peligro su salud. Si se trata de mucosidad clara y escasa que no interfiere en la actividad del niño no será necesario hacer nada. Ahora bien, si el moco es persistente, abundante, no le deja respirar bien, le ocasiona múltiples despertares por la noche, o le dificulta la alimentación, hay que ayudarle a eliminarlo.

Actualizado: 31 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dra. Marián García, la Boticaria García

Con su característico sentido del humor, la doctora en Farmacia Marián García, alias Boticaria García, arroja luz sobre los miedos y mitos que condicionan la crianza de aquellos que acaban de convertirse en padres.

Dra. Marián García, la Boticaria García

Doctora en Farmacia, bloguera y autora del libro ‘El moco radiactivo y otros desvelos de padres primerizos'
Uno de los mitos más frecuentes es el del color de los mocos de los niños, el clásico “si son verdes es que el niño necesita antibiótico”. ¡Esto es un grave error!

PUBLICIDAD

Salud en cifras

43,6%
de los niños peruanos de entre 6 y 36 meses de edad padecen anemia
'Fuente: 'Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes)''