PUBLICIDAD

Noticias Bebés y niños

Nuevo método para tratar el virus respiratorio sincitial

Un grupo de investigadores del Reino Unido ha descubierto un nuevo método para tratar el virus respiratorio sincitial, que afecta al 65% de los bebés menores de un año y es el principal responsable de la bronquiolitis.
Niño afectado por el virus respiratorio sincitial

Niño afectado por el virus respiratorio sincitial

13 de Febrero de 2013

Un grupo de investigadores del Imperial College de Londres, en el Reino Unido, ha conseguido desarrollar un nuevo método para combatir el virus respiratorio sincitial (VRS), que ha resultado efectiva en ratones de laboratorio.

El VRS afecta al 65% de los bebés durante el primer año de su vida y es la causa de alrededor de la mitad de los casos de bronquiolitis aguda -una enfermedad infecciosa muy frecuente en la infancia-, y del 25% de los casos de neumonía. Se estima que, cada año, el VRS causa la muerte de alrededor de 200.000 niños en todo el mundo, y también se ha relacionado a este virus con algunos casos de muerte súbita del lactante.

Aunque se han hecho pruebas con vacunas para combatir el VRS, los fármacos empleados no solo no resultaron eficaces, sino que causaron un efecto negativo sobre el sistema inmune y tuvieron como consecuencia que los niños vacunados sufrieron formas más graves de enfermedad que los que no habían sido vacunados.

El VRS causa la muerte de alrededor de 200.000 niños cada año en el mundo, y también se ha relacionado con algunos casos de muerte súbita del lactante

Los autores del nuevo estudio observaron que la vacuna contra el VRS provoca que aumenten las células blancas de la sangre en respuesta a la infección, y que estas células se dirigen a los pulmones, donde se acumulan y bloquean el suministro de oxígeno, además de eliminar la respuesta inmune a cargo de las células T reguladoras.

Probaron entonces con unas proteínas denominadas quimiocinas, que tienen la capacidad de inducir a las células cercanas a que se muevan en el interior del organismo. Así, cuando los ratones que habían sido vacunados inhalaron quimiocinas, las mencionadas células T reguladoras volvieron a ser atraídas hacia los pulmones, y de esta forma disminuyó la inflamación y se pudo combatir la infección.

El profesor Peter Openshaw, que ha dirigido esta investigación, explica que se trata de un hallazgo relevante, porque si consiguen que este nuevo sistema funcione en seres humanos, además de la bronquiolitis se podrían abordar numerosas enfermedades que cursan con gran inflamación, como la artritis o la psoriasis.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''