PUBLICIDAD

Bebés y niños
Infección por Cronobacter en leches infantiles
La bacteria Cronobacter puede contaminar las fórmulas artificiales de leche infantil y causar infecciones graves en bebés recién nacidos. Aunque es muy infrecuente, te explicamos sus causas y prevención.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Prevención de la infección por Cronobacter

La infección por Cronobacter en el bebé se puede prevenir y por ello, afortunadamente, se trata de una infección muy poco frecuente.

En primer lugar, y como siempre recomendamos los pediatras, alimentar a tu hijo con la leche materna es la mejor prevención. No sólo es nutricionalmente lo más óptimo para el bebé, sino que sus inmunoglobulinas favorecen la protección frente a infecciones. Es un método de alimentación natural y seguro, en el que no hay ningún tipo de preparación intermedia, sino que sólo precisa el contacto entre el bebé y su madre.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida del bebé. Aunque en la práctica esto es difícil para algunas madres, han de saber que todo lo que dure, sea una semana, un mes, o tres años, siempre va a ser lo mejor para el niño.

En el caso de que se utilice leche artificial en la nutrición infantil, la CDC de Estados Unidos (Centro de control de enfermedades infecciosas), recomienda las fórmulas líquidas en lugar de en polvo, ya que en este caso la leche se pasteuriza, eliminando así cualquier rastro de germen.

En cualquier caso, si se opta por el biberón infantil en polvo, hay que seguir una serie de recomendaciones:

  • Asegurarse de que el envase está siempre almacenado en un lugar limpio y seco (la  humedad favorece el crecimiento de las bacterias).
  • Mantener el envase bien tapado.
  • Consumir todo el contenido antes de 30 días (calcular bien al elegir el tamaño del envase).
  • Esterilizar biberones y tetinas.
  • Siempre el agua que se utilice para reconstituir la leche en polvo tiene que ser hervida durante al menos tres minutos (temperatura del agua 100 grados).
  • La cuchara o medidor para calcular la dosis en polvo debe ser guardada fuera de la caja, también en un lugar limpio y seco.
  • Mantener la proporción agua/polvo que recomienda el fabricante.
  • Desechar siempre lo que no se haya consumido en cada toma. 

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1.400%
más bacterias tienen las tartas de cumpleaños tras soplar las velas
'Fuente: 'Universidad Clemson (Carolina del Sur, Estados Unidos)''

PUBLICIDAD