PUBLICIDAD

Bebés y niños
La habitación del bebé
Decorar la habitación de tu bebé es todo un ejercicio de creatividad. La clave para que sea cómoda y bonita es cuidar los detalles y que todo esté al alcance de la mano. Aquí tienes algunas ideas para que te inspires.
Escrito por María Hidalgo, Periodista especializada en embarazo e infancia

Ideas para decorar la habitación de tu bebé

El gusto por determinados colores, la elección del mobiliario, la temática… van a determinar la belleza del dormitorio del recién nacido. A continuación te damos algunas ideas que te resultarán muy útiles a la hora de decorar la habitación de tu bebé:

1

Las paredes. Existen muchas opciones para el revestimiento de las paredes.

  • Pintura. La pintura de elección debe ser al agua, que no es tóxica, y se puede lavar fácilmente para eliminar manchas o roces. Tiene la ventaja de ser económica y de poder realizar el trabajo sin necesidad de contratar a un profesional.
  • Papel o tela. El resultado es elegante y excelente, pero es una opción más cara, ya que es preciso que los coloque un especialista. Se recomienda cuando la habitación es pequeña y se quiere ampliar su efecto óptico escogiendo rayas verticales.
  • Vinilo. Tiene la ventaja de ser muy higiénico, ya que se limpia con facilidad. Se suele colocar en una sola pared, y combinarse con otros elementos como la pintura o el papel.
  • Cenefas. Se pueden colocar sobre pintura o papel. Pueden ser de papel adhesivo o bien tiras huecas para rellenar el interior con pintura y retirar. Ambas opciones decorativas ofrecen buenos resultados, según los gustos personales.

Consejo: lo último en pintura son los murales temáticos, que consisten en el dibujo de personajes de cuentos, delfines, hadas… para animar y realzar la temática de la decoración del dormitorio del bebé.

2

El suelo. La baldosa por ser demasiado fría, y la moqueta porque acumula mucho polvo y puede resultar perjudicial para la alergia, son los materiales menos recomendables para el suelo de la habitación del bebé.

En cambio, los suelos de madera o tarima, cálidos y fáciles de limpiar, y los de corcho o vinilo, confortables e higiénicos, son los más apropiados.

Consejo: si has pensado en poner una alfombra, cómprala de fibras naturales y que sea lavable. Para evitar tropezones o resbalones, fíjala al suelo con una cinta adhesiva de doble cara o velcro.

3

El mobiliario. Coloca únicamente los muebles justos, es decir, los que vayas a necesitar. Una cuna, un cambiador,  un armario, un sillón de lactancia y una mesa auxiliar es todo lo que necesitas. Si no dispones de mucho espacio, pégalos a la pared, elige modelos con bordes redondeados, y evita colocar objetos de cristal o cerámica que puedan romperse.

Consejo: un truco práctico consiste en comprar muebles crecederos, de los que se pueden hacer más grandes o cambiar de función a medida que crece el niño. Este es el caso de las cunas que se convierten en camas o en prácticos sofás, o de los cambiadores que se convierten en cómodas. Si la habitación es pequeña, los bancos-arcones son muy prácticos, pues sirven de asiento, guardarropa o juguetero.

4

La iluminación. La luz artificial debe constar de una lámpara de techo, que ilumine la estancia en general, y de una lamparita auxiliar de luz tenue para atender al bebé durante la noche y evitar que se desvele.

  • Las cortinas y los estores son necesarios para controlar la entrada de luz natural durante el sueño diurno del bebé. Es aconsejable que estén diseñados a la medida de la ventana, que no lleguen hasta el suelo para evitar accidentes cuando el pequeño empiece a gatear, y que estén fabricados con telas o materiales que no atrapen mucho polvo.

Consejo: adaptar reguladores de iluminación a las lámparas es un buen truco, ya que ahorran energía y permiten crear climas diferentes que ayudan al bebé a relajarse o a espabilarse, según el momento.

5

Adornos y detalles. Los detalles decorativos no deben usarse solo como complementos estéticos, sino que tienen su importancia como objetos de estimulación temprana para los sentidos del bebé. Las formas, los colores, las figuras, los cuadros todo ello forma parte de su área de visualización y, en general, los objetos coloridos y móviles llamarán su atención.

Consejo: tanto si has elegido una temática concreta, como si has pensado en un juego de contrastes cromático, es importante que la habitación de tu bebé esté decorada en colores suaves o neutros, para que los adornos y detalles resalten. Además, para la seguridad del pequeño, todos ellos deben estar realizados con materiales que no se rompan y que pesen poco, sobre todo si están colgados.

Actualizado: 9 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD