PUBLICIDAD

Bebés y niños
Cómo elegir una buena escuela
Estamos en fechas de elegir el cole donde acudirán tus hijos el año que viene, bien porque sea su primer año o porque hayas pensado en cambiarles, te damos las pistas para no fallar en su elección.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Factores a considerar a la hora de escoger escuela

Estos son los factores más importantes en los que debéis fijaros a la hora de barajar qué escuela escoger para vuestros hijos:

Los profesores

El nivel de formación que alcanzan los alumnos de un colegio está directamente relacionado con la calidad del profesorado y la metodología didáctica del centro. Todos hemos tenido profesores que hacían amenas y fáciles hasta las asignaturas más áridas, que conseguían que un alumno inclinado por las letras se apasionara de repente con las matemáticas. Hablar con los profesores puede dar una idea sobre su formación, carácter y actitud ante los alumnos. También se pueden pedir datos al director del centro y, lo más práctico, recabar información de los padres de alumnos que hayan estudiado con los mismos profesores.

Idiomas extranjeros

La enseñanza de idiomas extranjeros es un reto para los colegios españoles, y las horas destinadas a este esfuerzo son todavía insuficientes. Por esto es conveniente que el centro elegido dedique más horas a la enseñanza de un idioma extranjero que las fijadas por la Administración, y que ofrezca la posibilidad de reforzar este aprendizaje con cursos y actividades extraescolares. Una buena opción es un colegio bilingüe (los hay públicos y privados), y saber que cuanto antes comience el aprendizaje de la lengua extranjera menos le costará al niño hablarla (a ser posible a los tres años o antes).

Las instalaciones

Al visitar el colegio, observar atentamente el equipamiento, mantenimiento (estado de conservación y limpieza) y condiciones de seguridad de las instalaciones: aulas, comedor, laboratorio, gimnasio, biblioteca, zonas de recreo, aseos... Además, cuantas más instalaciones y mejor equipadas, más posibilidades tendrá el niño de realizar actividades extraescolares.

El comedor

Cada vez son más los niños que comen en el colegio por trabajar ambos progenitores. En el caso del comedor, el estado higiénico y el mantenimiento de las instalaciones es todavía más importante. El menú debe ser adecuado a las necesidades nutricionales de los niños, y los padres deben estar informados de lo que comen cada día para que la cena sea variada con respecto a la comida. Los niños más pequeños deben estar vigilados por adultos y, a ser posible, en un comedor aparte. También los más mayores deben estar controlados por un adulto que compruebe que se alimentan de forma apropiada.

Las actividades extraescolares

Lo ideal es que sean variadas para que el niño pueda elegir la que más se adapte a sus gustos o habilidades. Hay que informarse sobre los horarios, las tarifas, los profesores que las imparten y las instalaciones donde se llevan a cabo. Es muy positivo que el propio centro ofrezca este tipo de actividades, para no tener que perder tiempo en desplazamientos, y para que el niño continúe en contacto con sus compañeros de clase en un ambiente distinto, lo que favorece las relaciones personales.

El prestigio

Que el centro tenga buena fama y una sólida trayectoria es algo que hay que valorar, pero siempre actualizando la información y preguntando su opinión a personas que hayan estudiado allí (si es lo suficientemente antiguo), o a los padres de los alumnos actuales. La estabilidad del profesorado suele ser un buen indicio, pero hay que comprobar que la gestión del colegio es flexible y capaz de adaptarse a los cambios que se consideren beneficiosos para los alumnos.

El ideario del centro

Aunque no es imprescindible, sí es conveniente que exista una cierta afinidad entre los principios y valores que inculca el centro a los alumnos y la forma de pensar de los padres y lo que estos desean para sus hijos. No hay que olvidar que en el colegio no sólo se imparte cultura, también cumplen la función de transmitir a los alumnos una serie de valores y normas sociales, completando la educación que estos reciben de sus padres. Los conocimientos que recibe el alumno son cada vez más amplios y abarcan materias como hábitos saludables, educación sexual, medio ambiente, valores morales, consumo responsable, etcétera. En este contexto, también es importante decidir si se desea un centro laico o religioso.

La informática

Cada vez es más importante el manejo de los programas informáticos, y aunque muchos hogares disponen de ordenador y conexión a Internet, es conveniente que los niños se familiaricen con el uso de los ordenadores desde pequeños también en el ámbito escolar, ya que en casa el uso suele ser más bien lúdico. En algunos colegios existen aulas de informática con conexión a Internet, para que los alumnos puedan consultar información en la red para realizar sus trabajos escolares, e incluso se imparten clases de informática fuera del horario escolar.

Localización

El lugar donde se encuentra ubicado el centro escolar también es importante, aunque no debe determinar la elección. Si está cerca del domicilio familiar resultará muy cómodo porque evitará que el niño tenga que madrugar más de lo necesario, además de la pérdida de tiempo que suponen los desplazamientos, como mínimo, dos veces al día. Otra ventaja es que muchos de los amigos que haga el niño en el colegio, posiblemente vivan en los alrededores, por lo que resultará más fácil mantener el contacto fuera del horario escolar. En caso de que no esté cerca de casa, tiene que estar bien comunicado o disponer de transporte escolar, ya que los horarios laborales impiden a muchos padres llevar a sus hijos al colegio.

El transporte escolar

Aunque en un principio no se necesite, es conveniente recabar información sobre su disponibilidad, horarios y rutas de recogida, así como los precios. Los niños deben ir siempre acompañados por un monitor durante el trayecto, y existen medidas de seguridad de obligado cumplimiento para los vehículos destinados al transporte escolar: tienen que disponer de un martillo para romper cristales si se produce una emergencia, el asiento del conductor ha de ir protegido con una pantalla transparente, se debe encender una señal luminosa de advertencia cuando los niños entren y salgan del vehículo, y las puertas deben ir provistas de un sistema de apertura y cierre automático que no esté al alcance de los pequeños.

Actualizado: 31 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''

PUBLICIDAD