PUBLICIDAD

Noticias Bebés y niños

La siesta mejora el aprendizaje de los niños en edad preescolar

Diversas investigaciones han mostrado los beneficios de la siesta para la salud y el cerebro. Ahora, un nuevo estudio revela que echarse la siesta mejora el aprendizaje y la memoria de los niños en edad preescolar.
La siesta mejora el aprendizaje de los niños

Niño echándose la siesta

08 de Octubre de 2013

La siesta es una costumbre española sobre la que se han realizado numerosos estudios internacionales, que han demostrado sus beneficios para la salud en general, y para el cerebro en particular. Ahora, un grupo de expertos del sueño de la Universidad de Massachussets en Amherst (EE.UU.), ha descubierto que echar la siesta mejora la capacidad de aprendizaje y la memoria de los niños en edad preescolar.

Los investigadores realizaron un estudio con 40 niños procedentes de seis centros preescolares repartidos por el oeste de Massachussets, y les mostraron una tarea visual-espacial semejante a las pruebas de memoria. En el juego, los pequeños veían una cuadrícula de imágenes y tenían que recordar dónde se encontraban las diversas imágenes.

Las pruebas se realizaron bajo dos condiciones distintas: tras echarse una siesta –con una duración promedio de 77 minutos–, y sin dormir. Además, el juego se probó de nuevo al día siguiente para comprobar si el sueño nocturno afectaba al rendimiento.

Tras echar la siesta los niños eran capaces de recordar un 10% más de los puntos de la prueba de memoria

Los expertos comprobaron que los niños olvidaban un número significativo de ubicaciones de elementos en la prueba de memoria cuando no habían echado la siesta –65% de precisión–, en comparación con lo que ocurría cuando sí habían dormido –75% de precisión–, lo que indica que tras la siesta los pequeños eran capaces de recordar un 10% más de los puntos de la prueba que cuando permanecían despiertos.

De acuerdo con los resultados, los autores del trabajo concluyen que cuando el niño no echa la siesta, el sueño nocturno no permite recuperar el beneficio perdido. En opinión de estos investigadores, las autoridades políticas deberían establecer medidas para que los niños pudieran dormir la siesta en las aulas de las guarderías, y animarles a dormir creando un ambiente favorable al descanso de los pequeños, con el objetivo de mejorar su capacidad de aprendizaje.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''