PUBLICIDAD

Bebés y niños
Cómo elegir al pediatra para tu hijo
Pesar, medir, las vacunas, catarros recurrentes, preocupaciones… Si acabáis de ser padres las visitas al pediatra van a ser muy frecuentes y os conviene elegirlo bien. Os damos consejos para acertar.
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

Pediatra, médico de cabecera o familia y enfermero pediátrico

En España los niños son atendidos por un pediatra en cualquier nivel asistencial, un modelo exitoso que se ha traducido en una de las tasas de mortalidad infantil más bajas del mundo –por debajo de países como Noruega, Alemania o Suiza– y que también ha conseguido que las tasas de vacunación infantil se sitúen entre las más elevadas.

Sin embargo, no en todos los países está implantado este sistema; en algunos, como en Reino Unido, los niños son atendidos por médicos de cabecera, mientras que otros han optado por un modelo mixto. Estas son las diferencias entre el pediatra, el médico de familia y el enfermero pediátrico:

El pediatra

Es el médico especializado en la salud y enfermedades de los niños. Su figura está muy valorada tanto en España como en América Latina, y no sin razón: el Libro Blanco de las Especialidades Pediátricas, editado por la Asociación Española de Pediatría en 2011, destacaba que en aquellos países en los que existe una pediatría extendida y potente, especialmente en atención primaria, las consecuencias derivadas de las enfermedades más frecuentes en la población infantil son menos duraderas e intensas, están mejor controladas, y provocan menos complicaciones, lo que garantiza no sólo una asistencia de calidad, sino también más barata para el sistema, porque se ahorran innecesarias visitas a urgencias, ingresos hospitalarios, o pruebas complementarias.

Médico de cabecera o de familia

Están capacitados para atender a pacientes de todas las edades, aunque la rotación de estos especialistas por pediatría durante su periodo de formación es de apenas dos o tres meses. Conocen las enfermedades, pero no las especificidades del niño. Su principal ventaja es que como atienden a todos los miembros de la familia, conocen de primea mano las circunstancias médicas, pero también las emocionales y sociales, que rodean a cada niño. En España, entre un 20% y un 30% de las plazas de pediatras, sobre todo en zonas rurales, están ya cubiertas en la actualidad por médicos de familia.

Enfermero pediátrico

Otro profesional dedicado a velar por la salud de los niños. Después de cursar estudios de enfermería reciben formación adicional. Los podemos encontrar tanto en atención primaria, donde trabajan en equipo con el pediatra (de hecho este profesional es el encargado de hacer algunas de las revisiones y de poner vacunas), como en los hospitales. Su principal función es fomentar el buen estado de salud del niño y suelen tener la virtud de estar más disponibles que los pediatras para responder preguntas.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''

PUBLICIDAD