PUBLICIDAD

Bebés y niños
Los ojos del bebé
El 80% del aprendizaje y el desarrollo de los bebés precisa de la vista. Por tanto, es imprescindible que los padres estén atentos a cualquier anomalía o problema en los ojos de sus hijos desde el nacimiento.
Escrito por Carmen Moreno, Periodista especializada en Salud, Embarazo, Infancia y Tercera Edad

Problemas de los ojos en los primeros meses de vida

La mayoría de los problemas oculares que aparecen en los primeros meses de vida tienen que ver con un desarrollo anormal de los ojos, o con infecciones. En muchos casos prevenirlos es casi imposible, pero sí es importante detectar signos sospechosos y, ante cualquier duda, acudir de inmediato al pediatra para que valore la gravedad de las molestias y su solución.

Conjuntivitis

Es la inflamación de la parte blanca del ojo y del interior de los párpados debido a una infección bacteriana o viral. A veces, al primer día o en las dos primeras semanas, los bebés sufren lo que se conoce como conjuntivitis neonatal, que puede estar provocada por una infección por bacterias que se encontraran en la vagina de la madre en el momento del parto. Picor, enrojecimiento, hinchazón de los párpados, y aparición de secrección o legañas, son los síntomas característicos.

Cómo actuar: para calmar las molestias se deben limpiar las legañas con suero fisológico. Si estas secrecciones son de color amarillento o verdoso es posible que tu pediatra te aconseje aplicar un colirio con antibiótico.

Obstrucción del lagrimal

Si dos o tres semanas después del parto, notas que tu bebé lagrimea constantemente por uno o por los dos ojos es posible que tenga una obstrucción del conductro lagrimal que impide que realice de manera correcta su función de drenar las lágrimas desde el ojo a la nariz. El 5% de los recién nacidos tienen obstrucción del lagrimal, pero esta alteración no resulta problemática y suele desaparecer en los cinco primeros meses. Durante este tiempo, el niño tendrá una legaña en la parte interna del ojo, y suelen tener conjuntivitis frecuentes.

Cómo actuar: para mejorar la obstrucción puedes hacerle masajes con el dedo índice en la parte inferior interna del ojo. De este modo, ayudarás a limpiar el conducto.

Párpado caído

Suele detectarse en los primeros meses de vida y se debe al debilitamiento del músculo encargado de levantar el párpado, lo que provoca su caída (mayor o menor en función de la gravedad). La sensación es que el ojo está casi cerrado. Puede ocurrir en uno o en ambos ojos a la vez.

Cómo actuar: es aconsejable acudir al pediatra para que valore la severidad del problema y cómo afecta a la vista y, en función del diagnóstico, optar por el tratamiento más adecuado. La cirugía es recomendable, tanto para mejorar el aspecto estético como para corregir problemas de visión que aparecen asociados, concretamente la ambliopía u ojo vago.

Orzuelos

Son bultitos de color blanquecino o amarillento, parecidos a un grano, que aparecen dentro del párpado, concretamente alrededor de la pestaña, porque se deben a una inflamación de la raíz de la pestaña.

Cómo actuar: normalmente se tratan con calor local (puedes aplicar compresas o gasas húmedas y tibias en el ojo), y con alguna pomada antibiótica que te prescribirá el pediatra.

Actualizado: 30 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Carmen Moreno

Periodista especializada en Salud, Embarazo, Infancia y Tercera Edad
Carmen Moreno

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1.400%
más bacterias tienen las tartas de cumpleaños tras soplar las velas
'Fuente: 'Universidad Clemson (Carolina del Sur, Estados Unidos)''

PUBLICIDAD