PUBLICIDAD

Bebés y niños
Yoga infantil
La correcta práctica del yoga ofrece muchos beneficios a los niños, tanto a nivel físico como mental. Conoce cómo deben ser sus primeros pasos en el aprendizaje de esta disciplina, que debe enfocarse como un juego.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Beneficios del yoga infantil


Un niño practica yoga en un parque con la ayuda de su profesora

Durante las sesiones de yoga infantil se realizan estiramientos, y las diferentes asanas (posturas) les ayudan a mejorar la higiene postural.

El yoga es una actividad muy completa que trabaja tanto el plano físico como el mental. No es gimnasia en el sentido estricto, pero sí es una buena forma de hacer ejercicio; lo que sumado a su componente de meditación, de conocimiento interior, control emocional y paz espiritual lo convierten en una disciplina perfecta para el cuidado integral de la salud de nuestros pequeños.

Por supuesto que los niños no alcanzan un nivel de aprendizaje tan meticuloso como en el caso de los adultos, (por ejemplo, no se les enseña técnicas respiratorias como tal desde un principio), pero se benefician igualmente de sus numerosos efectos positivos, tanto a nivel físico como mental:

Beneficios físicos del yoga para los niños: el yoga mejora el desarrollo motor, por lo que con su práctica los niños adquieren más agilidad, elasticidad y coordinación. Durante las sesiones se realizan numerosos estiramientos y las diferentes asanas (posturas) les ayudan a cuidar la espalda y la higiene postural en general, al mismo tiempo que se fortalecen las articulaciones.

Además, se mejoran los hábitos respiratorios y se estimula la circulación sanguínea. Aunque, evidentemente, con los niños más pequeños no se insiste tanto en mantener la postura durante mucho tiempo, como lo hacen los más mayores o los adultos. 

Beneficios mentales y emocionales del yoga para los niños: cuando pensamos en el yoga, muy probablemente lo primero que se nos viene a la cabeza es un estado de calma y de relajación. Y no sólo sosiego físico, sino calma emocional. Los críos podrán dejar atrás el estrés al que muchas veces están sometidos por la forma de vida tan apresurada que solemos llevar actualmente. Y en ese sentido también es una práctica estupenda para que los niños un tanto hiperactivos canalicen la energía (e incluso la agresividad). 


Por otro lado, hacer yoga les ayuda a aumentar la concentración y la memoria, lo que, sin duda, será muy beneficioso para su desempeño escolar.
Pero el yoga, además, permite aumentar la confianza y seguridad en uno mismo, así como desarrollar más la imaginación y gestionar mejor sus emociones. 


En defintiva, como expone la profesora especializada en yoga para niños Almudena Ovejero: “a través del yoga podemos inculcar a los pequeños valores de respeto hacia el cuerpo y también hacia los demás: compañerismo, bondad, amor, paz, libertad, respeto hacia la naturaleza, calma…”.

Actualizado: 26 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''

PUBLICIDAD