PUBLICIDAD

Bebés y niños
Baby-led weaning
El método baby-led weaning permite al bebé descubrir por sí mismo las texturas y sabores de los alimentos sólidos, sin pasar por la etapa de purés. Conoce sus ventajas y la opinión y los consejos de los pediatras.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Consejos para empezar el baby-led weaning

Los consejos para iniciar a nuestro bebé en la alimentación con sólidos mediante el baby-led weaning que ofrece la autora de este método, Gill Rapley, en su libro Helping your baby to love good food (El niño ya come solo, en español), y que están resumidos en un folleto traducido al castellano por Eloísa López, son los siguientes:

1

Sentar al bebé erguido, frente a la mesa, comprobando que su postura es estable y que puede utilizar las manos y los brazos sin restricciones. 

2

No hay que darle directamente la comida, sino ofrecerla en un plato o directamente de la mano del papá/mamá. Hay que dejar que sea el bebé quien decida qué alimento quiere comer.

3

Comenzar con comidas que sean fáciles de coger con sus deditos: al principio, lo mejor son los palitos o las tiras (por ejemplo, zanahoria hervida, patatas…), o que por su forma sean fáciles de agarrar para el bebé, como plátano, brócoli...

4

Incluir al bebé en las comidas familiares siempre que sea posible, ofreciéndole la misma comida que la familia esté comiendo, de manera que pueda imitar a los adultos, respetando el orden habitual de introducción de los alimentos (por ejemplo, no empezar con huevo o pescado, que son alimentos que se reservan para lactantes a partir de nueve meses).

5

No intentes meterle comida en la boca, se trata de que sea él solito el que eliga, experimente nuevas texturas y sabores, que la hora de la comida sea un aprendizaje y una diversión para él.

6

Seguir ofreciéndole el pecho o el biberón como siempre. La leche es la principal fuente nutricional del bebé hasta que tiene un año. Cuando el bebé necesite menos leche, reducirá las tomas él sólo (se autorregulará). Es mejor ponerlo al pecho (o darle un biberón, si es lo que toma) primero, y posteriormente ofrecer la alimentación complementaria.

7

Ofrecer agua con las comidas para que pueda beber si lo necesita.

8

Evita aquellos alimentos con sal o azúcares añadidos en su preparación, la comida rápida, el marisco, la miel, los frutos secos... y quítale previamente el hueso en aquellos que lo tengan, como cerezas o aceitunas.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''

PUBLICIDAD