PUBLICIDAD

Bebés y niños
Técnicas de alimentación compatibles con la lactancia materna
En ocasiones puedes necesitar suplementar o abandonar la lactancia materna momentáneamente. Te descubrimos los métodos que interfieren lo mínimo posible con el amamantamiento para evitar posteriores problemas de succión.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Otros métodos útiles y compatibles con la lactancia materna

Hay otras técnicas de lactancia que usan diferentes elementos o dispositivos y que también nos pueden ser útiles para conseguir una lactancia mixta o una posible relactación, aunque algunas de ellas presentan mayores dificultades para llevarlas a cabo o menor comodidad de uso, por ejemplo, si estamos fuera de casa. Pero tú decides si son adecuadas o no para tus necesidades puntuales a la hora de alimentar a tu bebé.

Técnica jeringa-dedo

Como su propio nombre indica, consiste en darle al bebé la leche mediante una jeringa sin aguja y colocando el dedo meñique (con la palma de la mano hacia arriba) dentro de la boca del pequeño, concretamente donde finaliza el paladar duro y empieza el blando. El bebé ha de estar sentado o semincorporado y cuando empiece a succionar, pulsaremos el émbolo y le iremos suministrando la leche, siguiendo el ritmo que él nos marque.

Es un método perfecto para los bebés con dificultad de succión, porque ayuda a colocar la lengua de manera correcta. En general es uno de los más adecuados para facilitar una buena succión. Está indicado para los bebés más pequeños y, preferiblemente, para pocas cantidades de leche, por lo que será muy útil para tomas puntuales o para administrar el calostro al recién nacido.

Uso de un relactador

El relactador se compone de unos depósitos de leche que se adhieren a cada pezón materno mediante unos tubos pequeños y suaves. A priori puede resultar un dispositivo raro y que cause rechazo, pero realmente se configura como un método bastante fisiológico que permite recrear una estimulación casi idéntica a la del amamantamiento, tanto para la madre como para el bebé.

Se trata de que el pequeño succione del pezón y al mismo tiempo reciba, a través de los tubos, la leche de suplementación necesaria. Eso sí, al igual que sucede con la lactancia materna, el bebé debe colocarse de forma correcta.

Es muy útil para animar a un bebé a volver a mamar cuando lleva un tiempo sin hacerlo o, por ejemplo, si se necesita suplementar a mellizos; pero también presenta el inconveniente de que es difícil de usar fuera de casa. También es un método permite aumentar la producción de la leche materna.

Cuchara

Elegiremos una cuchara de tamaño pequeño, colocaremos al bebé en vertical y esperaremos a que saque la lengua y la lama. Hay que reconocer que es un método lento e indicado para suministrar cantidades pequeñas de leche. Así es habitual que el nene se canse, pero tenemos que tener paciencia y no por ello verter la leche dentro de su boca.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''

PUBLICIDAD