PUBLICIDAD

Bebés y niños
Anemia infantil
Si notas a tu hijo pálido, apático o más cansado de lo habitual mantén la alerta ante un posible caso de anemia infantil, un problema más común de lo que creemos. Te contamos cómo contrarrestarla.
Escrito por Leire Moneo, Periodista experta en alimentación

Síntomas de la anemia infantil

El hecho de que la anemia infantil sea uno de los problemas pediátricos más habituales durante los primeros años de vida de los niños no hace que su detección sea sencilla. De hecho, según los especialistas, en muchos casos esta patología está infradiagnosticada, ya que puede aparecer en periodos concretos que acaban desapareciendo por sí mismos. Sin embargo, cuando es más severa, los síntomas de la anemia infantil se hacen bastante evidentes, lo que permite tanto a los padres como a los pediatras percibir el problema.

En estos casos, lo más importante es detectar la anemia a tiempo, ya que en fases iniciales puede curarse de forma relativamente sencilla. Por eso, hay que tener en cuenta los siguientes signos y síntomas y observar con atención al niño, ya que su aspecto y forma de actuar son el reflejo de su salud interior:

  • Palidez en la piel. El color del rostro, las uñas y las encías se vuelve más pálido y de color blanquecino.
  • Sensación constante de cansancio y debilidad. Es habitual que los pequeños pidan, por ejemplo, ayuda para subir las escaleras, que no quieran andar distancias largas o que prefieran jugar sentados en vez de corriendo detrás de un balón.
  • Inapetencia. La pérdida de apetito es uno de los síntomas más comunes y llega a convertirse en un círculo vicioso, ya que si no se detecta a tiempo, la desgana hace que la alimentación sea deficitaria y, por tanto, que los depósitos de hierro del organismo lleguen a vaciarse.
  • Somnolencia y apatía. Las horas de sueño se alargan y las ganas de estar tumbados se acrecientan. La pereza se hace dueña de los niños con anemia.
  • Sangrado en las heces. Es uno de los síntomas más clarificadores de la anemia infantil, ya que pone sobre la mesa una de las causas habituales, como las hemorragias intestinales.

El síntoma cardinal de los niños con anemia es la palidez. Sin embargo, como explica el especialista en Hematología Pediátrica Hernández Flores, “puede haber otros factores que nos sirvan de alerta, dependiendo de la causa y el grado de anemia, como pueden ser la existencia de soplos, ictericia, esplenomegalia o retardo en el crecimiento, entre otros”.

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Leire Moneo

Periodista experta en alimentación
Leire Moneo

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''

PUBLICIDAD