PUBLICIDAD

Bebés y niños
Superalimentos en la edad infantil
Algunos ingredientes o grupos de alimentos son básicos o tienen una importancia mayor a determinadas edades. Aquí tienes los superalimentos que no deben faltar en la dieta habitual de tus hijos para cuidar su salud.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Top de superalimentos en la edad infantil


Estos son algunos de los alimentos más completos para incluir en los menús diarios de nuestros pequeños, y no sólo eso, si no que por sus propiedades, se trata de superalimentos para toda la vida.

El agua

Es tan básica que ni siquiera está en el primer escalón de la pirámide de la alimentación saludable, sino por debajo de ella. El agua se considera un nutriente y un alimento. Aporta moléculas básicas para todas las reacciones internas del organismo. Mantiene el equilibrio dentro y fuera de las células; la temperatura corporal; sirve de vehículo de transporte y de medio de dilución del resto de elementos. Además del agua contenido ya en los alimentos, es necesario tomar agua como tal a diario.

El aceite de oliva virgen extra

Pero no únicamente a la hora de cocinar y aliñar. Elegir aceite de oliva virgen extra significa también no tomar a menudo alimentos preparados o precocinados que suelen contener otro tipo de grasas con un perfil menos saludable. En cuestión de energía, aportan las mismas kilocalorías que otra grasa, pero con lípidos más cardiosaludables, como el ácido oleico y la vitamina E, que son potentes antioxidantes que funcionan como prevención de patologías de gran incidencia en la actualidad.

Las legumbres

Fuente proteica importante y de gran riqueza nutricional. Sustituto perfecto para no sobrecargar de tantos alimentos de origen animal las dietas. Además, acompañado de cereales, se consigue aportar una proteína completa. Ayuda a ir al baño en problemas de estreñimiento y llena bastante sin aportan muchas kilocalorías.

Nueces y frutos secos

Uno de los grandes grupos olvidados de nuestra dieta. Aportan bastantes kilocalorías, así que se recomienda tomarlos en pequeñas cantidades, pero sus grasas son muy buenas. Asimismo el consejo es tomar los frutos secos sin tostar, sin salar y sin que lleven añadidos más complementos que estropean en cierta medida su beneficioso perfil nutricional como ingredientes dulces. Las nueces son especialmente recomendables en problemas de exceso de grasas o colesterol en sangre, algo que se empieza a ver ya en edades tempranas. Además, aportan vitamina E, una vitamina antioxidante muy beneficiosa.

La leche

Bien la leche materna desde el nacimiento hasta que la familia considere que van a realizar el destete, bien la leche de vaca como pilar de una dieta completa. Salvo en problemas reales de alergia, intolerancia, metabolización, etcétera, la leche es un producto con un perfil muy adecuado de nutrientes en la edad infantil. Tiene un bajo pH, presencia de proteínas de alta calidad y poca fibra, y es el alimento ideal como fuente de calcio y vitamina D, fundamentales a la hora de la formación, crecimiento y mantenimiento del esqueleto.

La mandarina

Como representante del grupo de los cítricos, frutas muy ricas en vitamina C, es esencial para los nenes. Fácil de pelar, de dulce y agradable sabor y con unos gajos más accesibles para los pequeños que otras variedades como naranjas. Además, su fácil y limpio transporte hacen de las mandarinas el almuerzo o merienda ideal para tomar fuera de casa.

El pan

Se puede tomar en su versión refinada o integral, esta última será más rica en nutrientes y fibra, ya que posee la capa externa del cereal. El pan posee una importante cantidad de hidratos de carbono de lenta absorción, ideales para los niños y su permanente desgaste de energía en actividades físicas y mentales. Además, el pan es un componente mucho más saludable en desayunos, almuerzos y meriendas que otros sustitutos que vemos a menudo hoy en día.

El salmón

Pescado azul que no contiene demasiadas espinas y, además, suelen ser de gran tamaño, por lo que se pueden retirar con facilidad. El salmón aporta proteínas denominadas de alto valor biológico, similares a las que están en carne, huevos o derivados lácteos. Contiene también grasas omega 3 que son beneficiosas para la salud infantil, y esta es una de sus mejores características. A pesar de que es un pescado bastante graso, su proporción lipídica no supera la de determinadas preparaciones precocinadas de las que nuestras despensas suelen contener por falta de tiempo de cocinado. Asimismo, contiene una importante cantidad de cinc, un mineral fundamental en el crecimiento y desarrollo de los niños.

El tomate

Representante del grupo de verduras y hortalizas que se puede consumir tanto de forma cruda como cocinado. Las recomendaciones consensuadas hablan de que hay que tomar verduras y hortalizas todas los días, al menos en dos ocasiones, así que el tomate nos ofrece mucho juego para poder cumplir con estos datos. Contiene vitamina C, fibra, agua, pero, además, puede considerarse un alimento funcional natural, debido a su elevado contenido en licopeno, una sustancia antioxidante muy beneficiosa en la prevención de posibles enfermedades futuras.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''

PUBLICIDAD