PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Alopecia
La alopecia o pérdida de cabello se puede deber a muy diversas causas. Conocer el tipo de alopecia que sufres y cuál es su origen, es el primer paso para poder iniciar el tratamiento más efectivo en tu caso.
Escrito por Diana Forero Morantes, Bióloga

Alopecia cicatrizal

Alopecia cicatrizal
En la alopecia cicatrizal se produce una destrucción irreversible de los folículos pilosos

En la alopecia cicatrizal se produce una destrucción de los folículos pilosos, que se atrofian y son sustituidos por tejido cicatrizal, por lo que la pérdida de cabello resulta irreversible.

La inflamación que destruye el folículo no se observa a simple vista porque se produce bajo la piel, y por lo general no hay cicatrices visibles en el cuero cabelludo, por ello, si la pérdida del cabello se produce de forma gradual y sin síntomas, puede pasar inadvertida durante un tiempo; sin embargo, otras personas con este trastorno sufren picores, ardor y dolor severo, y pierden el pelo de forma rápida y progresiva.

Causas y tipos de alopecia cicatrizal

La alopecia cicatrizal puede ser de dos tipos: primaria o secundaria, y en ambos casos se debe a un proceso inflamatorio de la parte superior del folículo piloso, donde se encuentran las células madre y la glándula sebácea, que en el caso de la alopecia cicatrizal primaria se produce por factores genéticos o por alteraciones en el desarrollo. La alopecia cicatrizal primaria también puede ser adquirida, de origen desconocido, o como consecuencia de una dermatosis autoinmune.

En la alopecia cicatrizal secundaria, la inflamación se debe a la presencia de otras patologías como neoplasias primarias, neoplasias metastásicas o infecciones, así como traumatismos, quemaduras, heridas, o radioterapia.

Diagnóstico de alopecia cicatrizal

La alopecia cicatrizal puede afectar tanto a hombres como mujeres de cualquier edad, aunque es infrecuente en los niños. En la exploración clínica se puede observar que el paciente presenta áreas de alopecia en las que la piel muestra cambios en forma de atrofia dérmica y epidérmica, con ausencia de folículos pilosos. La piel tiene una apariencia apergaminada y resulta difícil de pellizcar.

Síntomas como picor, ardor, sensibilidad o dolor pueden hacer sospechar este trastorno. La inflamación del cuero cabelludo se manifiesta con enrojecimiento, descamación y pústulas. En los casos en los que los síntomas son poco concluyentes se debe realizar una biopsia del cuero cabelludo para confirmar la inflamación.

Tratamiento de la alopecia cicatrizal

El tratamiento difiere dependiendo del tipo de alopecia cicatrizal y sus causas pero, debido a la ausencia de folículos pilosos, este tipo de alopecia es irreversible, y no existe otra posibilidad terapéutica que la intervención quirúrgica sobre la zona afectada.

Aunque el pelo no volverá a crecer porque el folículo ha sido destruído, sí es posible tratar la inflamación alrededor de otros folículos antes de que estos sean también eliminados, por lo que es muy importante ponerse en manos de un profesional en cuanto se detecte el problema.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD