PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Ácido hialurónico: rejuvenece e hidrata tu piel
El ácido hialurónico se ha convertido en una de las armas más efectivas frente al envejecimiento, ya que consigue aumentar el volumen e hidratación de la piel, haciendo que ésta luzca mucho más tersa y radiante.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Aplicaciones médicas del ácido hialurónico

Además de los usos en cosmética y estética, existen otras aplicaciones médicas para el ácido hialurónico. Uno de los más frecuentes es su empleo en las patologías articulares degenerativas, sobre todo en el caso del cartílago articular de la rodilla. Las infiltraciones periódicas en dicha zona, además de tener un efecto analgésico, mejorarían la regeneración del cartílago y reducirían los síntomas de las personas con artrosis.

De igual forma, por sus importantes propiedades a la hora de ayudar en los procesos de cicatrización, así como de regenerar la mucosa bucal y las encías, esta sustancia también se aplica en odontología en los procedimientos que requieren cirugía y en aquellos pacientes que padecen disfunción temporomandibular (DTM), consistente en una alteración de la articulación del mismo nombre, que es la que permite el movimiento normal de la mandíbula.

El ácido hialurónico también es un importante complemento alimenticio que ayuda a reparar los cartílagos de las articulaciones. El formato en el que se encuentra este complemento en el mercado es en polvo o en comprimidos y suelen tomarlo las personas de la tercera edad para compensar la disminución natural del cartílago y evitar así los síntomas del envejecimiento.

También es bastante frecuente encontrar atletas que recurren a las infiltraciones de ácido hialurónico para recuperarse con mayor rapidez de sus lesiones articulares, tales como esguinces de tobillo. Aquellos que practican mucho ejercicio físico también recurren a los complementos de ácido hialurónico para evitar el desgaste de sus cartílagos.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD