PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Cómo combatir la caspa
La caspa puede ser mucho más que un problema estético. Si quieres acabar con ella y lucir una melena y unos hombros inmaculados, te ayudamos a conseguirlo con estos consejos y opciones de tratamientos.
Escrito por Laura Saiz, Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar

Causas de la caspa

Los hay más acostumbrados, y otros que, sin embargo se sorprenden un buen día al ver cómo unos pequeños puntitos blancos han cubierto sus hombros y pelo. ¿A qué se debe? ¿Por qué se produce este desagradable fenómeno? Entre las causas de aparición de la antiestética caspa encontramos las siguientes:

  • Dermatitis seborreica: en la mayoría de los casos, la caspa es un indicador de esta patología, que se caracteriza por ser una inflamación crónica de la piel, que no sólo produce escamas, sino que añade una sensación de picazón y enrojecimiento de la zona afectada.
  • Enfermedades: algunas patologías, como el párkinson, la psoriasis o el sida, tienen asociadas episodios de caspa, e incluso puede presentarse como una reacción del cuero cabelludo a determinados microorganismos, como algunos tipos de hongos.
  • Causas psicológicas: cuando no existe un desencadenante físico, el estado anímico puede tener mucho que ver con la aparición de la caspa. Aunque no existen estudios clínicos determinantes, la escamación de la piel está relacionada con la producción hormonal. Prueba de ello es que la caspa se produce con mayor intensidad, tanto en hombres como en mujeres, hasta cumplir los 30 años y se va reduciendo progresivamente en las edades adultas. Las situaciones de estrés y de angustia emocional pueden desencadenar la aparición de la caspa, junto a otros síntomas, como la pérdida de cabello.
  • Alimentación: si bien no es una causa directa de la aparición de la caspa, sí influye de forma indirecta, tanto en su intensidad como en el periodo de permanencia. Las dietas pobres en vitamina B o ricas en grasas e hidratos de carbono son un factor crítico.
  • Productos químicos: el cuero cabelludo es extremadamente sensible a las agresiones químicas. Si bien lavar el cabello a diario no sólo es sano sino que ayuda a prevenir la caspa, si se hace con champúes que contengan elevadas dosis de detergentes se consigue el efecto contrario. Tampoco es aconsejable abusar de lacas y tintes para el pelo.
  • Factores ambientales: los climas muy húmedos favorecen la aparición de ciertos hongos que pueden provocar caspa, mientras que los ambientes demasiado secos intensifican el escamado natural del cuero cabelludo. La contaminación, por sí sola, no produce caspa, pero sí debilita la piel y puede suponer una agresión química externa que favorecerá su aparición.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Escrito por:

Laura Saiz

Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar
Laura Saiz

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Griselda Vidiella

Griselda Vidiella, psicoterapeuta holística y directora del 'Centre Terapèutic Alternatiu de Catalunya'.

Griselda Vidiella

Psicoterapeuta holística, creadora del método Keymac y autora de 'Un nuevo despertar'
“La raíz de la enfermedad, aunque sea vírica, es emocional, porque es lo que genera el bloqueo energético, que es la semilla de la enfermedad. Lo que ocurre es que solo en algunas patologías se detecta con claridad, como es el caso de la fibromialgia, pero en principio todas tienen el mismo inicio”

Salud en cifras

14%
han aumentado los desastres climáticos y meteorológicos en la última década
Fuente: 'Centro de Investigación para la Epidemiología de los Desastres (CRED)'

PUBLICIDAD