PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Tanorexia
Un tanoréxico es aquella persona que tiene la percepción de que su piel nunca está morena y, por consiguiente, la sobreexpone al sol o a los rayos UVA. Una obsesión que conlleva no pocos peligros.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Consecuencias de la sobreexposición solar

No cabe duda de que tomar el sol de manera moderada aporta importantes beneficios a nuestro organismo. El primero de ellos, y quizá el más importante, es que nos ayuda a realizar funciones vitales como la de sintetizar la vitamina D.

Pero a pesar de estos aportes beneficiosos, no debemos olvidar que, si nos excedemos, puede reportarnos graves perjuicios. De hecho, la sobreexposición a la radiación solar conlleva, en primer lugar, el grave riesgo de sufrir quemaduras en la piel. También tiene efectos negativos a largo plazo, como son el envejecimiento prematuro derivado de una profunda deshidratación de la piel, la elastosis –envejecimiento cutáneo precoz e incurable– y otros daños de mayor gravedad como es el cáncer.

En este sentido, cada año se diagnostican en España más de 50 mil casos de cáncer de piel y, de ellos, más de tres mil corresponden al melanoma, que es la forma más grave y agresiva de este tipo de tumores, según certifican estudios recientes de la Asociación para el Autocuidado de la Salud.

El melanoma y otros cánceres de piel

El melanoma, derivado de la sobreexposición solar, es tan sólo la punta del iceberg ya que tomar el sol en exceso puede causar otras muchas patologías. Sería el caso del cáncer de piel no melanoma. Se trata de un cáncer que es menos mortal que el anterior pero que si no se trata de manera adecuada puede propagarse por el organismo. Como en otros tipos de cáncer, las posibilidades de curación, si se detecta de forma precoz y se recibe el tratamiento adecuado, son bastante elevadas.

Otras patologías son los carcinomas basocelulares y los carcinomas de células escamosas. Ambos son tumores cancerosos de la piel y su manifestación es en forma de nódulos o protuberancias. Mientras que los segundos pueden derivar en metástasis, los primeros no suelen propagarse aunque sí producir graves daños en nuestro organismo ya que, en ocasiones, llegan a penetrar hasta el hueso.

En este sentido, es muy importante revisar con frecuencia nuestra piel para detectar posibles lesiones o cambios en la morfología de los lunares. Si se diera el caso de que observamos cualquier anomalía, debemos acudir a un dermatólogo porque la detección precoz del melanoma es fundamental para su curación.

Otras lesiones

Además de las mencionadas anteriormente, la exposición prolongada a los rayos UV puede provocar otra serie de lesiones. Entre ellas, destacan:

  • Afecciones cutáneas como la queratosis actínica –aparición de bultos en zonas de la piel expuestas al sol– y el envejecimiento prematuro de la piel.
  • Cataratas, degeneración macular y otras lesiones oculares.
  • Inhibición del normal funcionamiento delsistema inmunitario tanto del cuerpo como de las defensas naturales de la propia piel.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
de los pacientes supervivientes de cáncer solicita algún tratamiento estético
'Fuente: 'Grupo de Expertos en Medicina Estética Oncológica (GEMEON)''

PUBLICIDAD