PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Se triplica la demanda de trasplantes capilares en España

La pérdida de pelo es una de las cuestiones estéticas que más preocupa a los españoles. En nuestro país se ha triplicado el empleo del microinjerto capilar en los últimos años, tanto entre hombres como en mujeres.
Trasplante capilar

23 de Abril de 2011

Se estima que anualmente se realizan unos 250.000 trasplantes capilares en el mundo, de acuerdo con datos de la International Society of Hair Restoration Surgery. En España, el empleo de esta técnica se ha triplicado en la última década, tanto en varones como en mujeres.

El doctor Víctor Salagaray, especialista de la clínica Svenson, atribuye este aumento al 'efecto Bono', una historia difundida por la prensa en 2009, cuando se especuló que el político José Bono, actual presidente del Congreso de los Diputados, se había sometido a este tratamiento para corregir la alopecia.

El microinjerto capilar es un procedimiento quirúrgico indoloro, con un resultado definitivo, que permite al paciente recuperar su propio cabello, y está especialmente indicado en aquellos casos en los que los tratamientos, cosméticos o médicos, no se administraron a tiempo, o no tuvieron la efectividad necesaria. Salagaray aclara que casi el 93% de los microinjertos capilares se realizan en el cuero cabelludo, aunque la tendencia es que cada vez se utilicen más estos procedimientos en otras zonas del cuerpo.

El experto explica que esta intervención se lleva a cabo preferentemente en los hombres, aunque cada vez son más las mujeres que la demandan. En la actualidad, aproximadamente el 70% de las personas que desean someterse a una intervención de microinjerto son hombres, mientras que el número de mujeres se ha incrementado casi en un 30%. En cuanto al perfil de los pacientes, el 92% de los varones que solicitan la intervención son menores de 54 años, mientras que en el caso de las mujeres, en un 67% de los casos son mayores de 35 años.

Estas diferencias, afirma el especialista, seguramente sean debidas a que ahora los varones se preocupan más por su aspecto físico y prefieren prevenir la aparición del trastorno, por lo que, en cuanto observan que existe una pérdida significativa de cabello, consultan a un profesional; mientras que, en el caso de las mujeres, la escasez de pelo se nota menos y, por ello, tardan más en acudir. Con respecto a los resultados conseguidos, Salagaray afirma que las mujeres suelen quedar más satisfechas que los hombres, y lo atribuye a la importancia que tiene para ellas el hecho de solucionar un problema que consideran importante.

En cuanto a las áreas donde se solicitan los microinjertos con mayor frecuencia, la principal es el cuero cabelludo, a la que siguen las cejas (3,4%), el rostro (bigote, barba y patillas) (1,5%), la zona púbica (0,4%) y el tórax (0,2%).  

El resultado del injerto capilar, visible en seis meses

El microinjerto es un procedimiento en el que se emplea pelo del propio paciente, que previamente se ha extraído de zonas en las que no hay riesgo de que se pierda este cabello, para cubrir las áreas donde el cabello ya ha comenzado a escasear. Al injertar el nuevo pelo, se sigue la misma dirección que presentaba el original, de forma que el resultado es muy natural.

El procedimiento se realiza con anestesia local, y el paciente pasa el postoperatorio en su domicilio. Actualmente se emplean dos técnicas: la de FUE, en la que se extrae la unidad folicular una por una, y la del Strip que contiene más de una raíz en una tira de piel. Salagaray explica que la técnica del Strip es la más empleada aunque la elección depende de las necesidades del paciente.

En solo tres meses el cabello injertado empezará a crecer; a los seis meses se conseguirá un resultado parcial; y se necesitan entre nueve meses y un año para observar la efectividad del tratamiento. El médico advierte que el paciente puede precisar más de una intervención, y añade que primero es necesario un diagnóstico adecuado para confirmar que la intervención es posible, ya que no está indicada en todos los tipos de alopecia.

En 2010 se llevaron a cabo 700 operaciones, y este año la clínica Svenson espera realizar 900. Por ello, Salagaray opina que la crisis económica no influye en este tipo de intervenciones, para las que hay incluso listo de espera.

Fuente: EUROPA PRESS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'