PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Asocian la genética con el éxito para dejar de fumar

Un estudio revela que los factores genéticos influyen decisivamente en las posibilidades de éxito de un tratamiento para dejar de fumar, y que es necesario tenerlos en cuenta para elegir la terapia más apropiada en cada caso.
Asocian la genética con el éxito para dejar de fumar

10 de Enero de 2014

Los factores genéticos influyen de manera decisiva sobre las posibilidades de éxito que tiene un tratamiento concreto para dejar de fumar, por lo que la genética es un elemento clave a tener en cuenta a la hora de elegir el tratamiento que puede resultar más apropiado para cada paciente en particular.

Así, y según un estudio realizado por investigadores del Centro de Excelencia de Investigación en Salud y Ciencias de la Vida de la Universidad Europea de Madrid, en el que también han colaborado expertos de la Unidad de Neumología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, las distintas reacciones de las personas frente a un mismo tratamiento de deshabituación tabáquica se deben a sus particularidades genéticas.

Félix Gómez, director del estudio –publicado en Pharmacopsychiatry– ha explicado que observaron que en aquellos individuos con una variación genética asociada a un metabolismo lento, la terapia sustitutiva con nicotina resultaría mucho más eficaz que el tratamiento que se basa en el empleo de bupropión; mientras que este último sería eficaz en las personas con variaciones genéticas asociadas a un metabolismo entre normal y rápido.

Según el estudio, las distintas reacciones de las personas frente a un mismo tratamiento para dejar de fumar se deben a sus particularidades genéticas

El consumo de tabaco está relacionado con variaciones genéticas, tanto en los genes involucrados en el metabolismo de la nicotina, como en aquellos relacionados con el sistema serotoninérgico. La nueva investigación, publicada en Pharmacopsychiatry, es la primera en España que relaciona los factores genéticos con la efectividad de las terapias sustitutivas con nicotina o bupropión en fumadores habituales.

El tabaquismo, como advierte la Organización Mundial de la Salud, es una enfermedad crónica de carácter adictivo, frente a la que no todos los afectados reaccionan igual. De ahí la importancia de conocer los factores implicados en esta adicción para poder desarrollar y aplicar tratamientos eficaces en todos los casos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD