PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Lentillas, cuidados y consejos
¿Harto de verte con gafas? ¿Te molesta llevarlas en el trabajo o al hacer deporte? Las lentillas pueden ser tu solución. Conoce la variedad que hay en el mercado, cómo usarlas y cómo cuidarlas para proteger tu salud visual.
Escrito por Laura Saiz, Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar

Cómo ponerse y quitarse las lentillas

Ponerse y quitarse las lentillas requiere un sencillo aprendizaje que, una vez adquirido, supone un hecho rutinario más, como cepillarse los dientes. El óptico nos dará las indicaciones necesarias para que aprendamos este proceso, y las primeras veces incluso lo haremos en la propia consulta para que nos enseñe en directo cómo hacerlo de manera adecuada.

En primer lugar, hay que lavarse las manos con un jabón neutro y secarlas con un paño o toalla que no suelte pelusas. A continuación abre el paquete monodosis en el caso de utilizar una lentilla nueva, o coge tu lentilla del envase donde las guardas y, en este caso, aclárala con el líquido adecuado para eliminar cualquier residuo que pueda tener.

Un truco para no confundirse con las lentillas en el caso de que tengas graduación diferente en cada uno de los ojos es acostumbrarse a ponerse y quitarse primero la lentilla de un ojo y después de la del otro. Por ejemplo, siempre primero la del ojo izquierdo y luego la del derecho.

Para poner la lentilla hay que colocarla en la yema del dedo índice de la mano derecha si somos diestros e izquierda si somos zurdos. Es importante fijarse si la lentilla está en la posición correcta para no ponerla al revés en el ojo.

Con la otra mano tienes que hacer una especie de pinza con los dedos índice y pulgar: con uno sujeta el párpado superior para que no pestañees y con el otro baja el párpado inferior para abrir la superficie libre del ojo y así poder colocar más fácilmente la lentilla.

Mira hacia arriba mientras acercas tu dedo con la lentilla al ojo, colócala con cuidado en la parte inferior del ojo y suelta despacio los dos párpados. Cierra el ojo para ayudar a la lentilla a colocarse en su posición y ¡listo! Ahora repite la operación en el otro ojo.

Para quitarse las lentillas, el primer paso es también el de lavarse y secarse las manos como cuando se van a colocar en el ojo. Mira hacia arriba y ayúdate del dedo corazón para bajar el párpado inferior mientras que deslizas suavemente con el dedo índice la lentilla hasta la parte inferior de la membrana esclerótica (la parte blanca) donde harás pinza con los dedos índice y pulgar para poder retirar la lentilla. Haz la misma operación con la otra lentilla, y ten cuidado de no mezclar las lentillas en el envase donde las guardas y las limpias, en el caso de que no sean desechables.

Actualizado: 24 de Octubre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Laura Saiz

Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar
Laura Saiz

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
de los pacientes supervivientes de cáncer solicita algún tratamiento estético
'Fuente: 'Grupo de Expertos en Medicina Estética Oncológica (GEMEON)''

PUBLICIDAD