PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Donación de sangre
La sangre no tiene sustitutos y no se puede fabricar, por eso es tan importante conseguir que las personas la donen de forma altruista. Resuelve tus dudas y hazte donante porque 'donar sangre es regalar vida'.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Donación por aféresis

La donación por aféresis es un tipo de donación de sangre que consiste en separar sus componentes para reservar únicamente los que se necesitan en cada momento, devolviendo los demás al donante. Para ello, se lleva a cabo un proceso de centrifugación que permite separar los diversos componentes –plasma, plaquetas, glóbulos rojos– de la sangre obtenida de acuerdo a la densidad de los mismos, seleccionar el que se necesita y reservarlo en una bolsa, y devolver las demás células al donante por la vía de extracción.

Los requisitos para ser donante de sangre por aféresis son los mismos que en el caso de la donación tradicional, pero desde cinco días antes de la donación no se pueden tomar ciertos medicamentos como el ibuprofeno, el paracetamol, la aspirina, ni ningún producto que contenga ácido acetil salícilico. Además, antes de donar por aféresis deberás firmar un consentimiento informado.

La seguridad está totalmente garantizada para donante y receptor, ya que este procedimiento –que dura entre 45 y 60 minutos aproximadamente– lo realiza personal cualificado mediante un único pinchazo, y empleando una máquina conectada en un circuito estéril desechable con la vena del donante.

Tipos de donación por aféresis

La donación por aféresis se clasifica atendiendo al elemento sanguíneo que se necesita extraer, así:

  • Eritroaféresis, si se trata de glóbulos rojos.
  • Plaquetoaféresis, cuando se necesitan plaquetas.
  • Plasmaféresis, para obtener plasma.
  • Multicomponente, en el caso de que se precisen varios componentes a la vez.

Cómo se utilizan los componentes de la sangre

Glóbulos rojos. Pueden conservarse hasta 42 días, y se utilizan con frecuencia en afectados por accidentes de tráfico, trasplantes, partos que cursan con hemorragias, intervenciones quirúrgicas…

Plasma. En este líquido –que puede durar hasta dos años– se encuentran en suspensión factores de coagulación y proteínas que sirven para frenar las hemorragias en hemofílicos, por ejemplo. Se emplea en pacientes con enfermedades raras, en trasplantes, para paliar sangrados que se producen durante operaciones complicadas, etcétera.

Plaquetas. Estas células –que se pueden conservar entre cinco y siete días– ayudan a detener hemorragias y son necesarias en los pacientes de leucemia, en aquellos que siguen tratamientos de quimioterapia, en trasplantes…

Ventajas de la donación por aféresis

  • Permite la extracción de mayor cantidad del elemento que se desea –que suelen ser las plaquetas–, mientras que el resto se restituyen al donante.
  • Con una sola donación se consigue un mayor aporte de los elementos que más se necesitan en cada momento. Por ejemplo, en el caso de las plaquetas, es suficiente una extracción para obtener la dosis necesaria del mismo donante, mientras que con el método tradicional sería preciso recurrir a cinco o seis donantes diferentes.
  • Mayor calidad. Los componentes extraídos tienen menos impurezas.
  • El donante puede acudir a donar más a menudo –los componentes tardan menos de una semana en recuperar su estado–, mientras que la donación tradicional solo se puede realizar cada dos meses.
  • Más seguridad para el receptor. El paciente que necesita el componente sanguíneo recibe más cantidad del mismo donante, disminuyendo así el riesgo que conlleva exponerse a diferentes antígenos de varios donantes.

Más información: Cruz Roja Española, 900 150 434, aferesis@cruzroja.es

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
de los pacientes supervivientes de cáncer solicita algún tratamiento estético
'Fuente: 'Grupo de Expertos en Medicina Estética Oncológica (GEMEON)''

PUBLICIDAD