PUBLICIDAD

Noticias Tercera edad

El tabaco es más perjudicial para las personas mayores

El tabaco afecta más a la salud de los mayores que a los jóvenes, unos 55 mil fallecen por causas relacionadas con la EPOC.
Hombre mayor fumando

Los efectos nocivos derivados del tabaco se incrementan e intensifican en las personas mayores.

17 de Enero de 2011

Tal y como informa la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), los efectos del tabaco en las personas mayores son más devastadores que en una persona joven, ya que su estado de salud suele ser peor, lo que les hace más vulnerables a los efectos negativos del tabaco. Se calcula que el 20% de las personas mayores padecen EPOC debido al tabaco y a otros hábitos perjudiciales.

Cada año fallecen más de 55.000 personas en España por patologías asociadas al consumo de tabaco y, según los especialistas, las personas que fuman tienen más posibilidades de desarrollar enfermedades relacionadas con este hábito como la tuberculosis o la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

José Manuel Ribera Casado, catedrático emérito de Geriatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, y miembro de la SEGG, destaca que las afecciones que se relacionan con más frecuencia con el hábito de fumar son el deterioro del sistema cardiovascular y, especialmente, del aparato respiratorio, y el desarrollo de diversos tipo de cáncer (boca, pulmón, laringe, lengua, esófago, estómago, vejiga…).

Los efectos nocivos derivados del tabaco, explica Ribera, se incrementan e intensifican en las personas mayores, porque presentan peores condiciones físicas, como alteraciones en el aparato respiratorio o arteriosclerosis y, además, por lo general llevan fumando ya mucho tiempo y los perjuicios que ocasiona el consumo de cigarrillos se acumulan con el tiempo.

El mejor consejo: dejar de fumar

Dejar de fumar

Para evitar los trastornos derivados del consumo de tabaco sólo hay un método efectivo: dejar de fumar. Sin embargo, todavía hay muchas personas mayores que no se han concienciado de la necesidad de abandonar este hábito tan nocivo, en parte debido a la falsa creencia que circula en este sector de la población de que si llevan fumando toda su vida y no les ha pasado nada, para qué van a dejarlo a una edad avanzada.

Ribera aconseja a los fumadores que soliciten a su médico que les informe sobre las medidas que deben tomar para abandonar el hábito con éxito, y explica que ahora los pacientes que lo deseen pueden acudir a las unidades para dejar de fumar, donde encontrarán ayuda para conseguirlo gracias a tratamientos individualizados que incluyen desde pastillas o chicles para controlar la abstinencia, hasta terapia psicológica cuando es necesario.

Una vez que el paciente ha dejado de fumar el riesgo de desarrollar las patologías que se han mencionado anteriormente disminuye de inmediato. Abandonar el hábito, incluso a una edad avanzada, supone una mejora de la capacidad respiratoria en un breve plazo de tiempo, y se reducen las probabilidades de sufrir un trastorno coronario, llegándose a situar en un nivel semejante al de aquellos que nunca han fumado. Además, los signos externos del envejecimiento, también se suavizan. Como puede deducirse, dejar de fumar solo reporta ventajas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''