PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
La salud del viajero
Antes de emprender un viaje conviene tomar algunas precauciones para evitar que posibles problemas de salud nos amarguen las esperadas vacaciones. Estos consejos te ayudarán a disfrutarlas sin sobresaltos.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Precaución en el destino de tus vacaciones

La higiene y la prudencia son nuestras mejores aliadas para mantener la salud durante la estancia en nuestro destino vacacional. La diarrea del viajero es una de las afecciones más frecuentes cuando se visitan países del tercer mundo o en vías de desarrollo, y en los centros de vacunación internacional también te ofrecerán información personalizada sobre las medidas preventivas que debes adoptar para evitarla, como:

  • No consumir alimentos crudos, ni frutas que no hayas pelado tú mismo. Evitar las ensaladas y verduras que no hayan sido cocinadas, y tener especial cuidado con el pescado y el marisco.
  • Beber siempre agua embotellada, adquiriéndola en comercios que ofrezcan confianza, y no en puestos ambulantes, o a personas que la vendan en la calle.
  • Los refrescos o cualquier otro tipo de bebida también deben estar correctamente envasados y no se les deben añadir cubitos de hielo.
  • Lávate bien las manos antes de comer, y siempre después de ir al baño.
  • La comida debe estar recién cocinada, a menos que tengas la seguridad de que las condiciones de conservación han sido adecuadas.
  • No tomes productos lácteos sin pasteurizar.
  • Para lavarse los dientes también hay que utilizar agua mineral.
  • Si a pesar de todo contraes la enfermedad, es importante permanecer hidratado, así que bebe agua con frecuencia y no dejes de comer.
  • Utiliza guantes y materiales desechables para curar heridas o si te tienen que poner una inyección.
  • Usa siempre preservativos en tus relaciones sexuales. Recuerda que aunque te hayas vacunado contra la hepatitis B, no existe vacuna para otras enfermedades que también se transmiten por vía sexual, como el Sida, la hepatitis C, o las enfermedades venéreas.

Cuidado con las picaduras de insectos

Además de la diarrea, otros muchos peligros acechan al viajero, como las enfermedades transmitidas por la picadura de insectos, o aquellas que se adquieren por el contacto con la sangre de personas infectadas o al mantener relaciones sexuales.

Las picaduras de insecto, además de las molestias que causan a nivel local en la zona de la picadura (hinchazón, picor y dolor), son una vía de entrada para numerosas infecciones y enfermedades como la malaria, el dengue o la fiebre amarilla. De hecho, es obligatorio vacunarse de fiebre amarilla si se viaja a países donde existe riesgo de contraer la enfermedad. Para minimizar el riesgo de picaduras, utiliza repelente contra insectos, no te eches perfume, y viste con ropas de algodón, de colores claros, y que cubran la mayor parte del cuerpo. El calzado también es mejor que sea cerrado.

Una plaga muy importante, que había sido erradicada en los países desarrollados y se ha vuelto a convertir en un problema, son las chinches que, desde África, se están extendiendo de nuevo por todo el mundo. Así, puede que no te libres de ellas aunque tu destino sea un hotel de cinco estrellas en Nueva York. A los hoteleros se les recomienda cambiar las fundas de los colchones con regularidad y solicitar los servicios de los profesionales especializados en control de plagas; y a los viajeros, que no deshagan la maleta ni la apoyen en las paredes de la habitación, y que examinen la ropa de cama en busca de manchas sospechosas (que podrían ser los desechos de las chinches) y de insectos adultos.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
de los pacientes supervivientes de cáncer solicita algún tratamiento estético
'Fuente: 'Grupo de Expertos en Medicina Estética Oncológica (GEMEON)''

PUBLICIDAD