PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Prohíben las cabinas de rayos UVA en Australia

Australia, el país con la mayor tasa de cáncer de piel en el mundo, prohibirá las cabinas de bronceado artificial en cinco de los seis territorios continentales del país antes de finales de este año.
Prohíben las cabinas de rayos UVA en Australia

25 de Octubre de 2013

En varios países –entre los que se incluye España– y en algunos estados de Estados Unidos, está prohibido que los menores de 18 años utilicen cabinas de rayos UVA. Sin embargo, Australia –el país que registra el mayor número de casos de cáncer de piel en el mundo– ha dado un paso más allá y a finales de este año las cabinas de bronceado artificial serán ilegales en sus dos estados principales (Victoria y Nueva Gales del Sur).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya declaró en 2009 que los dispositivos que emiten rayos UVA con el objetivo de broncear la piel son cancerígenos para los seres humanos, en el mismo nivel que lo son sustancias como el tabaco, el asbestos, o el diésel, entre otros.

El cáncer de piel supone en Australia el 80% de todos los diagnósticos de cáncer, y solo en 2011 fallecieron 2.000 personas por su causa

Brasil era hasta ahora el único país donde habían sido prohibidas estas cabinas, una decisión a la que se sumarán cinco de los seis territorios continentales de Australia antes del próximo año, después de que los resultados de un estudio indicasen que esta medida podría prevenir la aparición del 20% de los tumores de piel.

Los temores del gobierno se centran ahora en que se establezca un comercio de cabinas de segunda mano, porque las empresas aprovechen para vender estos dispositivos a los particulares, que los podrían usar en su hogar sin control sanitario alguno.

El cáncer de piel supone en Australia el 80% de todos los diagnósticos de cáncer, y solo en 2011 fallecieron 2.000 personas por su causa. En Estados Unidos, donde ya se ha prohibido el acceso de los menores de 18 años a las cabinas de bronceado, las autoridades sanitarias están decidiendo si se deberían también incluir advertencias de seguridad en estos dispositivos, similares a las que ya figuran en las cajetillas de tabaco.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD