PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Claves para dormir bien
Sólo nos damos cuenta de la importancia que tiene dormir bien cuando, por alguna circunstancia, padecemos problemas para conciliar el sueño. Descubre las claves para mejorar tu descanso de manera sencilla.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Si no dormimos bien, ¿qué sucede?

En función de nuestra edad, necesitaremos más o menos horas de sueño al día. Por ejemplo, los bebés necesitan dormir una media de 17 horas diarias para que su crecimiento sea adecuado, los niños deben dormir unas 10 horas y en la edad adulta lo recomendado es que el período de descanso oscile entre las siete y ocho horas, aunque si bien es cierto que existen personas para las que dormir cinco o seis horas de sueño es tiempo más que suficiente para rendir al máximo.

Ya sabemos qué hace nuestro organismo mientras nosotros dormimos pero, ahora bien, si no descansamos adecuadamente, ¿qué nos pasa? La respuesta es fácil, sólo tienes que ponerte en la siguiente situación: piensa por un momento cómo te sientes cuando un día, por la razón que sea, has dormido menos horas de lo habitual.

Sin duda, los efectos de esa falta de sueño tienen una repercusión directa no sólo en tu estado físico, sino también en el mental y es que, entre otros efectos, estamos cansados, nos cuesta trabajo concentrarnos y nuestro estado de ánimo se altera notablemente.

Según ponen de manifiesto diferentes investigaciones, los trastornos asociados a la falta de sueño son una de las patologías médicas más prevalentes en nuestra sociedad. Y es que las personas que no descansan correctamente son, por lo general, más propensas a las enfermedades –ya hemos comentado que nuestro sistema inmunológico se refuerza durante el sueño, así que si no dormimos bien, éste no se regenerará adecuadamente–, a padecer problemas de memoria y de aprendizaje –derivados de la falta de atención causada por el cansancio–, al estrés y a las enfermedades cardiovasculares.

Otras consecuencias de la falta de sueño

Pero hay más consecuencias provocadas por la falta de sueño. Son las siguientes:

  • Dormir poco produce trastornos gastrointestinales y dolor en la parte alta del abdomen, también conocido como dispepsia funcional.
  • Obesidad y diabetes: la falta de sueño aumenta la producción de una hormona llamada ghrelina que incrementa el apetito. Por consiguiente, si dormimos poco, aumenta nuestro riesgo de subir de peso, ya que cambiarán nuestros hábitos alimenticios. Asimismo, ciertos estudios médicos demuestran que dormir menos de seis horas diarias disminuye nuestra capacidad para tolerar la glucosa y nos hace más propensos a padecer diabetes del tipo II.
  • Afecciones neurodegenerativas derivadas de la alteración del sistema nervioso que produce la falta de sueño.
  • Depresión: dormir poco afecta a nuestras emociones, y es que la somnolencia nos genera estrés y produce alteraciones en nuestro comportamiento. Por todo ello, no dormir lo suficiente puede desembocar en un cuadro de melancolía y, posteriormente, en depresión.

Actualizado: 20 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

7
de cada diez envases de vidrio que se consumen en España se reciclan
'Fuente: 'Ecovidrio''

PUBLICIDAD