PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Ortodoncia: sonrisa bonita, sonrisa sana
Lucir una sonrisa de estrella de Hollywood no es sólo un objetivo estético, también favorece la salud de tu boca. Conoce los tipos de ortodoncias existentes y cuándo es necesario recurrir a un aparato.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar
Revisado por Pilar Mª Barquero Lorente, Odontóloga y especialista en Ortodoncia y Odontopediatría de la clínica Navas Dental de Alicante

Los niños y la ortodoncia

Sin lugar a dudas, empezar un tratamiento de ortodoncia a una edad temprana es la mejor forma de obtener los resultados más efectivos y en un espacio de tiempo mucho menor que en la edad adulta.

Por este motivo, la Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia (AESOR) recomienda la visita a un especialista antes de los siete años. A esta edad, aunque aún hay piezas de leche, ya han empezado a salir los dientes permanentes, por lo que es posible detectar ciertos problemas de crecimiento y erupción.


Entre los beneficios de un tratamiento ortodóntico precoz se encuentran el correcto crecimiento de los maxilares y de la anchura de las arcadas, dejar el espacio apropiado para los dientes permanentes o la reducción de los problemas del habla.

No cabe duda de que, para algunos niños, el hecho de llevar ortodoncia puede suponerles problemas de autoestima. Hoy en día, los aparatos ya no son tan antiestéticos; de hecho, los hay hasta de colores y con divertidos dibujos. Además, hay que hacerles comprender el beneficio que supone para su salud y que, a pesar de los cuidados que conlleva la ortodoncia, pueden realizar las mismas actividades que el resto de niños.

Actualizado: 13 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD