PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Flujo vaginal
La segregación de flujo vaginal es algo completamente normal, pero es muy importante conocer y observar los cambios en el color, consistencia y olor del flujo que podrían indicar un problema o enfermedad.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Leucorrea y sequedad vaginal

En las situaciones descritas en el apartado anterior, el flujo vaginal aumentaba -leucorrea- como consecuencia de diferentes infecciones o enfermedades. Sin embargo, hay mujeres con un flujo abundante sin que esta alteración esté causada por ninguna enfermedad.

Conocida como leucorrea fisiológica, el flujo suele tener un color transparente o ligeramente blanco y no es habitual que tenga mal olor, aunque puede darse el caso. Aunque no tiene graves consecuencias, es cierto que resulta molesto para las mujeres que lo padecen ya que, en ocasiones, puede incluso irritar la vulva.

Lo habitual es que esté asociado a los momentos en los que el nivel de hormonas es más elevado como, por ejemplo, antes de la menstruación, o por un descenso de la flora vaginal causado, por ejemplo, por una higiene excesiva o por el estrés.

Entre las posibles soluciones para la leucorrea fisiológica, encontramos:

  • Lavar la zona sólo con agua, sin jabón y sin realizar duchas vaginales.
  • Evitar el uso de salvaslip y hacerlo sólo cuando sea realmente necesario.
  • No utilizar tampones para evitar el riesgo de contraer el shock tóxico.
  • Secar bien la zona pero sin irritarla y llevar ropa de fibras naturales (algodón) que no sea demasiado ajustada.

En cualquier caso, antes de recurrir a ningún tratamiento por nuestra cuenta, lo primero que hay que hacer es ir a un especialista, que será quien averigüe las verdaderas causas de la leucorrea y nos dirá cuál es la mejor manera de solucionarlas.

Sequedad vaginal

Pero el flujo no sólo puede alterarse aumentando, también puede darse el caso contrario, es decir, que disminuya. En ese caso, la mujer padece lo que se conoce comúnmente como sequedad vaginal.

La sequedad puede estar causada por cuestiones hormonales ya que la reducción de los estrógenos asociada a situaciones como la premenopausia y menopausia, postparto y lactancia, o el consumo de anticonceptivos, produce habitualmente la atrofia de las paredes de la vagina. Además de esto, la sequedad también puede estar provocada por infecciones o, incluso, por problemas psicológicos como el estrés.

Cada vez hay más soluciones que permiten tratar y reducir los síntomas de la sequedad vaginal. Además de los productos para incrementar la presencia de los estrógenos, hay numerosos lubricantes y cremas hidratantes que contribuyen a mejorar la humedad de la zona.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD