PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Abedul
Las hojas del abedul –y también su savia– constituyen uno de los principales recursos de herbolario para tratar las dolencias vinculadas al riñón y al corazón. Descubre el valor preventivo de este gran árbol medicinal.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Beneficios del abedul para la salud

El abedul está considerado por los expertos como el gran aliado de nuestros riñones y tal vez uno de los mejores antisépticos herbarios con el que podemos contar. Los herbolarios lo incorporan en muchas de sus formulaciones fitoterapéuticas para tratar las dolencias que afectan a este órgano, esencial para el filtraje de toxinas y metales pesados y para facilitar su eliminación con la orina.

A las hojas del abedul se le atribuyen propiedades diuréticas, antisépticas a nivel urinario, febrífugas, antiinflamatorias, antirreumáticas, antihipertensivas, analgésicas, astringentes, hemostáticas, cicatrizantes, remineralizantes, vitamínicas y desintoxicantes.

A continuación te exponemos las principales indicaciones y beneficios para la salud del abedul:

  • Se revela como un antiséptico urinario de primer orden, indicado en infecciones urinarias como la cistitis, la uretritis, la prostatitis.
  • Previene la formación de piedras en el riñón y te ayuda a disolverlos o eliminarlos en una primera fase si ya los has desarrollado. Puede aliviar el dolor, a veces intenso, que provoca el cólico nefrítico, aunque será una solución complementaria.
  • Muestra un gran poder antiinflamatorio, especialmente efectivo en caso de inflamación renal (pielonefritis).
  • Te ayuda a eliminar el exceso de cloruros, urea y ácido úrico por la orina, despliega una notable acción depurativa y desintoxicante.
  • Alivia el dolor provocado por la inflamación de las articulaciones, se muestra como un analgésico y antiinflamatorio eficaz en tratamientos de largo alcance de la artritis, la artrosis y la gota.
  • El abedul es muy útil, como alternativa a los antipiréticos de síntesis, para bajar la fiebre en infecciones urinarias, hepáticas y digestivas.
  • Estimula la emisión de orina, favorece la eliminación de toxinas, previene la retención de líquidos y se señala como terapia de apoyo contra el sobrepeso.
  • Ayuda a controlar la tensión sanguínea.
  • Reduce el dolor y la inflamación en contracturas musculares, tendinitis, fibrositis, bursitis y neuralgias.
  • Se ha indicado como apoyo en el tratamiento natural de la fibromialgia.
  • Alivia las cefaleas, y se impone como una alternativa interesante a los analgésicos y antiinflamatorios de síntesis (ibuprufeno).
  • Se indica como solución natural para reducir los estados febriles y aliviar el trancazo en procesos gripales, resfriados y alergias respiratorias.
  • Por su efecto astringente y antidiarreico, te ayuda a combatir la diarrea y los cólicos.
  • En uso externo, se prescribe sobre dolores osteoarticulares, sobre eccemas, forúnculos, urticarias, picaduras de insectos y abscesos.
  • Se ha indicado como antiinflamatorio en caso de cervicitis o inflamación uterina.
  • Fortalece las raíces del cabello y previene su caída prematura. En tal caso se aplica en forma de loción.
  • La savia de abedul se prescribe como depurativo, para tratar la litiasis renal (piedras) y en curas desintoxicantes y como apoyo en tratamientos de ayuno.

Actualizado: 21 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Jordi Cebrián

Periodista especializado en plantas medicinales
Jordi Cebrián

PUBLICIDAD

Salud en cifras

7
de cada diez envases de vidrio que se consumen en España se reciclan
'Fuente: 'Ecovidrio''

PUBLICIDAD