PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Canela, placer saludable
Conocida por su efecto afrodisíaco, y su uso como potenciador de sabor en la cocina, la canela tiene otras propiedades que la hacen muy valiosa en el plano medicinal, como por ejemplo en la mejora de procesos digestivos.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Cómo consumir la canela

Cómo consumir la canela

Las formas de presentación más conocidas de la canela son molida o en rama.

Estamos acostumbrados a encontrar la canela en dos formas de presentación: molida o en rama. Pero cada vez es más frecuente encontrarla también preparada para consumirla en forma de infusión o en geles y aceites destinados, estos últimos, a uso tópico.

Si vamos a consumirla en infusión, tendremos que hervir agua durante dos minutos, después introduciremos la canela y la dejaremos reposar durante otros 10 minutos. Pueden tomarse un máximo de tres tazas al día y es preferible hacerlo antes de las comidas.

Cuando la infusión de canela esté destinada para uso tópico, habrá que impregnar una gasa con la infusión –la cual habremos preparado previamente y dejado reposar durante 10 minutos– y aplicar localmente sobre la zona que queramos tratar.

Contraindicaciones de la canela

Es recomendable que el consumo de la canela sea moderado, ya que en dosis elevadas puede llegar a causar efectos tales como somnolencia, calambres o, incluso, sensación de tristeza. También aumenta el ritmo respiratorio y cardíaco, los movimientos peristálticos del aparato digestivo y las secreciones nasales, sudorales y lagrimales.

Hay que tener especial cuidado si se consume durante el embarazo, puesto que se trata de una especia que estimula el útero y que provoca la contracción de sus fibras lisas, es decir, posee facultades abortivas. De hecho, es bastante frecuente su uso a la hora de regular el período cuando éste es escaso o se producen retrasos en el ciclo menstrual.

Actualizado: 15 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD