PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Chía
La mitad de los españoles presenta niveles altos de colesterol. De América Latina nos llegan las semillas de chía, que se presentan como una buena opción para el tratamiento natural de esta dolencia y rebajar el LDL.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Cómo se toma la chía: fórmulas herbarias y precauciones

Las semillas de chía se prestan a una cierta variedad de presentaciones, que te permite elegir en función de tus necesidades y preferencias:

  • Semillas crudas, espolvoreadas sobre la ensalada, en el yogur o sobre pasteles y sorbetes.
  • Las semillas molidas, como el café, para tomar a cucharadas. Mantiene toda su fuerza en fibra.
  • El gel que obtendrás manteniendo una cierta cantidad de semillas de chía en remojo en agua previamente hervida. Las semillas absorben el líquido y liberan el mucílago. Este gel lo puedes tomar tal cual, o mezclado en zumo de frutas o en el yogur.
  • El aceite de chía, obtenido por presión en frío, utilizado sobre todo en uso tópico por sus virtudes cosméticas y reparadoras.
  • El agua de chía, como una bebida refrescante, muy apreciada en Méjico.

Precauciones con el consumo de semillas de chía

No se conocen casos graves de efectos secundarios por el uso de chía o la toma de sus semillas, en dosis razonables. No obstante sí que hay ciertos aspectos que debes tener en cuenta a la hora de consumirla con seguridad:

  • Si estás embarazada, la toma de chía como laxante debe estar supervisada por tu médico de confianza.

  • En caso de hipertensión, colesterol y diabetes, sobre todo si se está siguiendo un tratamiento clínico, se debe proceder a un control estricto a fin de evitar descompensaciones. Las semillas de chía podrían potenciar el efecto de estos medicamentos.

  • No se aconseja la toma chía antes de una intervención quirúrgica, o cuanto menos en cantidades altas.

  • Algunas personas pueden mostrar rechazo o reacción alérgica a las semillas de chía muy mucilaginosas, como sucede también con muchos frutos secos y oleaginosos.

Fórmulas herbarias con chía

Te proponemos, como ejemplo, algunas fórmulas herbarias y recetas que contienen chía y que te puedes preparar tú mismo o encargar en tu herbolario de confianza para combatir diversas molestias o afecciones:

Bebida de chía fresca para la debilidad y contra la sed

Ingredientes:
Ingredientes

Una taza de semillas crudas de chía, la mitad de zumo de limón, un litro de agua, una cucharada de azúcar moreno, una hoja de menta.

Preparación:
Preparación

Dejas en remojo las semillas de chía en agua durante 3 o 4 horas, para darle tiempo a expulsar el mucílago. Una vez conseguido, le añades el agua, el zumo de limón y el azúcar, y remueves bien. Lo dejas reposar en la nevera toda la noche. Al día siguiente, le incorporas la hoja de menta para dar sabor.

Dosis:
Dosis

Lo puedes beber a pasto, durante el día, sobre todo si necesitas calmar la sed.

Fórmula con chía para el estreñimiento

Ingredientes:
Ingredientes

Semillas de chía en gel (el mucílago), zaragatona, lino e ispágula.

Preparación:
Preparación

Remojas las semillas de chía 3 horas, una vez tienes el gel, lo incorporas a la decocción –ya filtrada– de una cucharada sopera rasa de la mezcla a partes iguales de zaragatona, lino e ispágula. Remueves bien y le añades estevia o zumo de limón para mejorar el sabor.

Dosis:
Dosis

Puedes ir bebiendo durante el día, pero recuerda que es una fórmula con un alto valor laxante. Acompaña de un consumo generoso de agua.

Actualizado: 5 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Jordi Cebrián

Periodista especializado en plantas medicinales
Jordi Cebrián

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
de los pacientes supervivientes de cáncer solicita algún tratamiento estético
'Fuente: 'Grupo de Expertos en Medicina Estética Oncológica (GEMEON)''

PUBLICIDAD