PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Aloe Vera, planta 'para todo'
Difícil no encontrar en casa algún producto que la contenga. Lo mismo sirve para curar heridas que para cuidar tu piel o aliñar tu ensalada. Sus milagrosas cualidades la han convertido en la estrella de las plantas.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Productos con aloe vera y precauciones de uso

Productos con aloe vera

Existen muchos productos elaborados a base de aloe vera, desde cosméticos o textiles a alimentarios.

En la actualidad, los productos elaborados a base de aloe vera abundan en el mercado. En cualquier tienda más o menos especializada podemos encontrar un sinfín de artículos de cosmética que, en su composición, incluyen el aloe como, por ejemplo, cremas hidratantes, nutritivas, antiedad o antioxidantes.

Igual sucede con el caso de los productos destinados a la higiene personal. Existen geles, jabones, champús, mascarillas y desodorantes con aloe vera. También hay tratamientos específicos para el cuidado facial, capilar y corporal a base de cremas de muy distinto tipo, con aplicaciones tanto para dolores musculares, como con activos reafirmantes, anticelulíticos, regeneradores o antiarrugas.

Pero quizá su aplicación más novedosa, y al mismo tiempo la menos conocida, sea en el ámbito textil. Actualmente las investigaciones para incorporar extracto de sábila en la composición de prendas de ropa o de textiles de cualquier tipo están ofreciendo resultados muy satisfactorios.

Incluso existe productos alimenticios que lo incluyen en su composición. Desde empresas que venden sus hojas tal cual para que extraigas de ellas el gel –ya que la hora tiene un sabor demasiado amargo-, hasta otras que lo incluyen como ingrediente de yogures, zumos o ensaladas. Además, tiene ventajas de cara a los que les gusta seguir una dieta equilibrada, ya que es rico en fibra (de ahí que sea muy utilizado para combatir el estrenimiento), bajo en calorías y tiene un elevado poder nutritivo.

Precauciones con el uso de aloe vera

Según los estudios médicos publicados, menos del 1% de la población es alérgica a esta planta. Aun así, antes de tomar o de aplicarnos cualquier producto que la contenga, sería recomendable asegurarnos previamente de que no tiene efectos adversos en nosotros.

La mejor manera de comprobarlo es extendiendo un poco de gel de aloe vera en un algún lugar de nuestro cuerpo donde la piel sea más fina como, por ejemplo, en la parte interna del brazo; tras pasar unas horas observaremos si se produce o no algún tipo de reacción alérgica en dicha zona.

Actualizado: 17 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD