PUBLICIDAD

Mente y emociones
Síndrome posvacacional
La vuelta de las vacaciones puede ser más dura de lo esperado. Las obligaciones, la rutina, el trabajo... se te echan encima como una losa y tu salud lo nota. Descubre cómo evitar caer en el síndrome posvacacional.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Cómo prevenir el síndrome posvacacional

Las técnicas cognitivo-conductuales han demostrado ser las más eficaces y eficientes a medio y largo plazo para tratar las alteraciones emocionales como el síndrome posvacacional: técnicas de planificación de tiempo, estrategias para desarrollar un estilo de pensamiento positivo, la reorganización de las actividades cotidianas o el entrenamiento en autocontrol ante situaciones estresantes son algunas de las técnicas que pueden ayudarte a afrontar el estrés derivado de la vuelta de vacaciones.

Sin embargo, por las características de este problema es mucho más importante dedicar los esfuerzos a prevenirlo, ya que cuando se complica realmente estamos tratando una patología precipitada por él mismo más que el síndrome en sí. Si sigues los siguientes consejos te será más fácil afrontar con éxito la vuelta a la rutina:

  • Ayuda a tu cuerpo a regular sus ritmos intentando recuperar tus hábitos cotidianos algunos días previos a la vuelta al trabajo. Estos días debes tomártelos como un periodo de adaptación en el que no debes sobrecargarte de tareas.
  • Mantén unos hábitos de sueño adecuados; duerme más horas y acuéstate más pronto.
  • Una vez que estés trabajando no esperes rendir el primer día como rendías el último. Aunque sabemos que es difícil, debes comenzar a trabajar poco a poco, asumiendo tareas de forma progresiva. Intenta organizarte lo máximo posible durante estos días.
  • Haz que tu vida cotidiana te ilusione; es importante que no veas las vacaciones como tu única fuente de descanso y de tu felicidad. Para ello, debes encontrar los momentos para ti, para ser feliz, a lo largo de tu vida cotidiana.
  • Organiza pequeñas escapadas en los fines de semana o puentes. Seguro que te anima.
  • Adopta una actitud positiva; la forma en que tengas de ver las cosas te ayudará a afrontarlas mejor. Por eso, no te amargues tú mismo buscando sólo lo malo de finalizar las vacaciones. Intenta plantearte nuevos proyectos que puedes iniciar ya desde septiembre.

Actualizado: 28 de Septiembre de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD