PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Acupuntura
Aunque cuenta con muchos detractores, lo cierto es que hasta la OMS reconoce la efectividad de la acupuntura en el tratamiento de algunas afecciones. Conoce sus usos... y sus riesgos.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

En la consulta del acupuntor

En la consulta del acupuntor

En la consulta, el acupuntor seleccionará con cuidado los puntos donde se aplicarán las agujas metálicas.

El médico acupuntor precisa elaborar un historial lo más detallado posible para determinar la afección del paciente. Para ello, realizará un completo cuestionario en el que recogerá tanto los síntomas que presenta el enfermo, como sus antecedentes personales y familiares, sus hábitos de vida: dieta, trabajo, actividad física, patrones de sueño, alteraciones emocionales...

Una vez que el acupuntor ha determinado cuál es el problema o problemas del paciente, selecciona los puntos donde se aplicarán las agujas y el procedimiento a seguir en la sesión de acupuntura.

Las agujas son metálicas (normalmente son de acero, pero también pueden ser de metales preciosos) y tienen distintos tamaños y formas. Para evitar el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas, se emplean agujas desechables. Cada sesión de acupuntura puede durar solo unos minutos, o varias horas, dependiendo del problema a tratar, que también influirá sobre el número de sesiones necesarias.

El paciente debe estar bien situado y cómodo, de manera que el acupuntor tenga un fácil acceso a la zona a puncionar y la postura favorezca también la relajación del paciente, cuya colaboración es importante para conseguir buenos resultados. Las agujas que, como ya se ha explicado, suelen introducirse a entre uno y tres centímetros de profundidad, aunque también se puede llegar a cinco o seis centímetros, pueden además situarse en distintas posiciones (perpendicular, en ángulo...) según sea el punto seleccionado y el tipo de afección a tratar.

Las agujas deben insertarse con precisión y rapidez, y normalmente no causan dolor, solo una leve molestia, hormigueo o entumecimiento en la zona. En ocasiones, el acupuntor manipula las agujas después de insertarlas, y las tuerce, las baja o las levanta, las hace vibrar... según considere necesario. También puede aplicar a las agujas estímulos eléctricos o calor.

Precios de una sesión de acupuntura

Los precios pueden ser muy variados en función de la duración de la sesión, el objeto de la misma, o la calidad del centro, pero el coste suele estar entre los 25 y los 60 euros.

Actualizado: 23 de Mayo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
de los pacientes supervivientes de cáncer solicita algún tratamiento estético
'Fuente: 'Grupo de Expertos en Medicina Estética Oncológica (GEMEON)''

PUBLICIDAD