PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Fangoterapia
La fangoterapia es un tratamiento milenario que consiste en aplicar sobre la piel diversos tipos de fangos y barros para mejorar su aspecto, con el que además se pueden tratar algunos problemas médicos.
Escrito por Laura Saiz, Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar

Beneficios de la fangoterapia

La fangoterapia ha quedado prácticamente relegada al mundo de la cosmética, a pesar de que en sus orígenes milenarios ya se conocían sus propiedades medicinales. Poco a poco se está empezando a popularizar su uso, al descubrir los consumidores algunas indicaciones de los barros que favorecen el bienestar del organismo.

Aplicar cataplasmas de barro en ciertas zonas es altamente beneficioso para tratar diferentes problemas musculares, articulares y óseos, por lo que algunos centros de fisioterapia, y no sólo de estética,ya han comenzado a ofrecer este servicio.

La fangoterapia también está indicada para tratar algunos problemas del sistema digestivo, como las indigestiones o las inflamaciones en la zona visceral, ya que los barros son termorreguladores. Esto hace que, por ejemplo, sea muy apreciada para tratar los dolores previos a la menstruación.

La fangoterapia también está indicada para tratar algunos problemas del sistema digestivo, como las indigestiones o las inflamaciones en la zona visceral, ya que los barros son termorreguladores. Esto hace que, por ejemplo, sea muy apreciada para tratar los dolores previos a la menstruación.

Algunos barros, además, presentan un alto contenido en minerales con poder sedante y relajante, por lo que pueden ayudar a pacientes que sufran estrés, ansiedad, insomnio, y hasta ciertas neuralgias.

También es posible usar ciertos fangos para tratar heridas, cicatrices, picaduras o llagas, e incluso las personas con acné pueden ver mejorado su problema gracias al efecto purificante, bactericida y antiséptico de la fangoterapia.

Dentro del mundo de la estética, la fangoterapia puede emplearse tanto a nivel facial como corporal. Aunque dependerá mucho del tipo de barro utilizado, una mascarilla con arcillas tiene efectos astringentes, antiseborreicos y purificantes, equilibra el pH natural de la piel, y es ideal para limpiar los poros y así aprovechar mejor los efectos de otros tratamientos estéticos complementarios.

La aplicación de una mascarilla de barro puede ayudar a mejorar algunas manchas y, en líneas generales, la piel ofrece un aspecto más fresco, limpio, descongestionado y suave después de un tratamiento de este tipo. Normalmente las mascarillas con diferentes arcillas están indicadas para pieles mixtas o grasas, por lo que si tu piel es seca o sensible, extrema la atención con su uso o, quizá mejor, evita este tipo de tratamientos para no irritar demasiado la piel.

Lo mismo ocurre con los tratamientos corporales que, sin embargo, suelen estar orientados a mejorar la circulación sanguínea, combatir la celulitis, o exfoliar y remineralizar la piel.

También es muy común usar ciertos barros, acompañados normalmente de un masaje, para frenar la flacidez del busto.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Laura Saiz

Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar
Laura Saiz

PUBLICIDAD

Salud en cifras

7
de cada diez envases de vidrio que se consumen en España se reciclan
'Fuente: 'Ecovidrio''

PUBLICIDAD