PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

La meditación trascendental protege al corazón

La meditación trascendental puede reducir hasta un 48% el riesgo de morir, o de sufrir un accidente cerebrovascular o un infarto de miocardio en los pacientes con enfermedad coronaria, según revela un nuevo estudio.
Hombre practicando meditación trascendental

La meditación trascendental ayuda a controlar la hipertensión y el estrés

30 de Diciembre de 2014

La meditación trascendental, que consiste en sentarse con los ojos cerrados y repetir un mantra (palabra o serie de palabras) durante 15 o 20 minutos dos veces al día, puede reducir hasta un 48% el riesgo de morir o sufrir un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular en los pacientes con enfermedad coronaria, según ha revelado una nueva investigación que se ha publicado en la revista Circulation.

Los autores del estudio llevaron a cabo un seguimiento de más de cinco años a 201 personas de raza negra que padecían enfermedad coronaria, a los que sometieron a un programa de meditación trascendental (102 participantes) y a un programa educacional sobre salud (99 participantes).

Se observó que las personas que realizaron el programa de meditación presentaban una disminución del 48% en el riesgo de sufrir episodios cardiovasculares, entre los que se incluían tanto la mortalidad como el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular. La reducción de este riesgo alcanzó un 66% en el caso de los voluntarios que se mostraron más comprometidos y practicaron la meditación también en sus hogares.

Los investigadores también comprobaron que los pacientes que meditaron registraron una disminución de la presión arterial sistólica significativa –4,9 mm Hg menos– en comparación con los que realizaron el programa educacional, así como mejoras en el control del estrés, la ira, la depresión, o los sentimientos de hostilidad.

Los pacientes que realizaron el programa de meditación tuvieron una disminución del 48% en el riesgo de morir y de sufrir un evento cardiovascular

Francisco Ridocci, miembro de la Fundación Española del Corazón (FEC), ha explicado que aunque la meditación no puede en ningún caso sustituir a los tratamientos farmacológicos, y es necesario que el paciente adopte unos hábitos de vida saludables, las técnicas de relajación ayudan a controlar la hipertensión y el estrés y, de hecho, son recomendadas por diversas guías de práctica clínica para las personas que padecen enfermedad coronaria.

Este especialista añade que la meditación podría contribuir a la prevención primaria y secundaria de las enfermedades cardiovasculares y que sería conveniente realizar más estudios, y con poblaciones más amplias y de distintas etnias, para confirmar los beneficios de la meditación para la salud.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD