PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Musicoterapia para niños en tratamiento oncológico

La musicoterapia ayuda a los niños enfermos de cáncer a afrontar la enfermedad y su tratamiento, facilitando la comunicación consigo mismos y con los demás, y favoreciendo su bienestar físico y emocional.
Niña enferma de cáncer escuchando música

La musicoterapia ayuda a los niños a afrontar el cáncer y su tratamiento

26 de Agosto de 2014

El diagnóstico de cáncer interfiere significativamente en la vida del afectado y, cuando se trata de un niño, facilitar que su vida cotidiana continúe de la forma más normalizada posible a pesar de la necesidad de iniciar un tratamiento, es el objetivo de los profesionales que se dedican a ello.

La musicoterapia ayuda a los pequeños pacientes a afrontar las dificultades que conlleva su enfermedad y el tratamiento de la misma porque, como explica Camino Bengoechea, musicoterapeuta de la Unidad de Hematología y Oncología Pediátrica (UHOP) del Hospital Universitario HM Montepríncipe, la música se emplea como una terapia para que el niño encuentre una forma mejor de comunicarse consigo mismo y con los otros, proporcionándole así bienestar físico y emocional.

La Dra. Blanca López-Ibor, directora de la Unidad señala que el objetivo de la musicoterapia no es distraer a los menores, sino que se trata de un trabajo de creatividad, construcción, creación y recreación. Los expertos que trabajan en la Unidad pretenden potenciar la parte artística del niño y de su familia, y convertir a los pequeños en artistas y protagonistas de su evolución durante el tratamiento oncológico, ayudándoles a conocerse mejor.

La musicoterapia tiene como objetivo potenciar la parte artística del niño, y convertir a los pequeños en artistas y protagonistas de su evolución durante el tratamiento oncológico

En la UHOP la musicoterapia forma parte del tratamiento del cáncer, y constituye una herramienta fundamental para la rehabilitación de los pacientes, tanto física (motora, pulmonar, etcétera), como proporcionándoles una manera de comunicarse cuando no es posible hablar. Es, además, una terapia que los niños y adolescentes que atienden en esta Unidad pueden elegir, y los instrumentos siguen disponibles para ellos cuando se marcha la musicoterapeuta.

Camino Bengoechea destaca que muchos de ellos continúan aprendiendo música tras finalizar el tratamiento de la enfermedad, lo que demuestra también el éxito de esta terapia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD