PUBLICIDAD

Tercera edad
Balneoterapia, agua que cura
Se basa en la hidrología médica, y emplea aguas con propiedades mineromedicinales para prevenir y tratar numerosas afecciones. Te contamos los beneficios que supone para tu salud una visita al balneario.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Terapias disponibles en balnearios

Terapias disponibles en balnearios

Una de las técnicas más empleadas en balneoterapia es introducir al paciente en una bañera con agua a temperatura entre 37,5 y 39 ºC.

Las aguas mineromedicinales se pueden administrar por vía tópica, oral e inhalatoria, y se emplean diversas técnicas dependiendo del tipo de agua, la afección que se quiera tratar y las características propias del paciente, por lo que el tratamiento es siempre individualizado, y se inicia tras una evaluación realizada por un médico, que es el que indica el tipo y la duración del tratamiento, que también incluye recomendaciones dietéticas y ejercicio.

La administración por vía oral consiste en la ingestión de agua mineromedicinal en la cantidad y durante el tiempo determinado por el médico. Con esta terapia se actúa sobre el aparato digestivo, el riñón y las vías urinarias, gracias a la absorción del los minerales presente en el agua. Los resultados varían según el volumen de agua ingerida, así como la temperatura y la presión osmótica de la misma.

La aplicación tópica de las aguas mineromedicinales es la más habitual, y ejerce un conjunto de acciones físicas, mecánicas, dinámicas y térmicas, que resultan muy efectivas en los tratamientos de rehabilitación, porque favorecen la movilidad del aparato locomotor, aumentan la vascularización, mejorando la circulación sanguínea, y estimulan lo sentidos, mientras que las altas temperaturas facilitan la relajación muscular y la analgesia.

Una de las técnicas más empleadas en balneoterapia es introducir al paciente en una bañera llena de agua a una temperatura de entre 37,5 y 39 ºC, durante 15 a 20 minutos. Tras el baño, el paciente descansa durante otros 30 o 40 minutos, cubierto con sábanas o mantas que faciliten la sudoración.

Otra técnica consiste en aplicar chorros a media presión, con temperaturas entre 39 y 42 ºC. En este tratamiento, a los efectos del agua se unen los beneficios del masaje que se produce como consecuencia de la presión de salida del chorro.

Existen, además, una gran variedad de duchas con agua a distinta temperatura y que emplean distintas técnicas. Otras aplicaciones externas incluyen envolturas, masajes subacuáticos o bajo la ducha (ducha Vichy), irrigaciones, baños de hidromasaje...

La aplicación de peloides es otro tratamiento frecuente en los balnearios. Los peloides son fangos o lodos, que son tratados antes de su uso terapéutico, y están compuestos por una mezcla de agua mineromedicinal y materias orgánicas o inorgánicas que se han formado durante procesos geológicos o biológicos. Los peloides se obtienen generalmente de los cauces de los ríos, y su componente sólido suele estar formado por caliza, silicio, sulfatos, carbonatos, calcio, aluminio y fosfatos. Una ventaja de los peloides es que tardan mucho en enfriarse, por lo que pueden aplicarse a altas temperaturas durante un tiempo prolongado, sumando el efecto térmico a las cualidades terapéuticas del agua.

Los peloides se aplican en forma de baños, o de forma localizada sobre zonas determinadas de la epidermis, a una temperatura de unos 40-45 Cº, durante 20-30 minutos. El número de sesiones dependerá de la afección a tratar y la respuesta del paciente al tratamiento. La peloterapia está indicada especialmente en patologías reumáticas, artrosis, mialgias, neuralgias, traumatismos osteoarticulares, y determinadas enfermedades de la piel

La vía respiratoria, mediante inhalaciones, hace llegar el agua mineromedicinal a las distintas zonas del aparato respiratorio y, para ello, se emplean inhaladores y propulsores de chorros para realizar lavados nasales, nebulizaciones (inhalación de vapor de agua termal), baños de vapor, etcétera.

Actualizado: 23 de Mayo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD