PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Cavitación, adiós a la grasa localizada
Los avances tecnológicos en medicina estética han convertido la cavitación en un método alternativo para todas aquellas personas que quieran eliminar la grasa localizada sin pasar por el quirófano.
Escrito por Mónica Rerelu, Esteticista y consejera de belleza

Contraindicaciones de la cavitación

Aunque en la actualidad la cavitación estética se ha convertido en un tratamiento bastante común, hay que tener en cuenta una serie de contraindicaciones que deben de ser advertidas por el profesional a la persona que quiera someterse a este tratamiento:

  • No está indicada para personas que tengan enfermedades graves autoinmunes, cuando el sistema inmunitario ataca al cuerpo en vez de protegerlo.
  • Cuando existen patologías auditivas, debido a que la cavitación genera una especie de zumbido o pitido agudo que puede ser especialmente molesto para estos pacientes.
  • En casos de cardiopatías o epilepsias.
  • Cuando existen patologías hepáticas o renales, ya que en estos casos puede haber problemas para eliminar la grasa licuada tras la cavitación.
  • Cuando el paciente utiliza marcapasos u otro tipo de dispositivo electrónico.
  • En casos de colesterol elevado, pues en los días que se elimina la grasa pueden elevarse los niveles de colesterol.
  • En embarazadas y mujeres lactantes.
  • Cuando haya lesiones en la zona a tratar.

En la mayoría de los casos, para acceder a un tratamiento de cavitación es necesario firmar previamente un consentimiento en el cual el paciente afirma haber sido informado de cada una de las contraindicaciones que existen en el tratamiento.

La cavitación, prohibida en Francia

La cavitación fue prohibida en Francia en el año 2011 junto con otras técnicas conocidas como de ‘lisis adipocitarias’ con finalidad estética. La lisis adipocitaria es aquella técnica que consigue que la grasa se haga líquida pero sin llegar a ser extraída de forma física, como por ejemplo en un quirófano. Este es el caso de la cavitación. Según algunos especialistas, esta grasa que se deshace sería difícil de eliminar y pondría en riesgo la salud del paciente. Sin embargo, otros expertos sólo ven en esta prohibición una lucha de intereses entre las competencias de la cirugía estética y los propios centros de estética.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD