PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Cuidado de los labios
Unos labios bonitos y saludables mejoran tu imagen. Aprende a prevenir y tratar las afecciones más frecuentes de los labios, y las técnicas estéticas y los trucos de maquillaje para conseguir una bella sonrisa.
Escrito por Carmen Salmerón, Periodista especializada en Salud

Maquillaje, técnicas y colores para realzar los labios

Para que tus labios armonicen con los rasgos del rostro hay que maquillarlos corrigiéndolos levemente para reequilibrar su forma. Para ello necesitarás un lápiz perfilador, un cacao de base, un pintalabios, y un pincel específico para esta zona. Aquí tienes unas indicaciones para maquillar los labios dependiendo de sus características:

  • Labios delgados: para aumentar el volumen utiliza el delineado por el interior del perfil natural, no por fuera, pues crearías un efecto  muy artificial. Para un acabado más natural pasa el pincel sobre el perfilador para mezclarlo con el color de la barra de labios. Los colores que más  favorecen a los labios finos son los tonos claros y con brillo para conseguir un efecto de labio más grande.
  • Labios gruesos: puedes usar toda la gama de colores, pero si quieres que tengan un aspecto natural no utilices delineador con los tonos más fuertes, pues centrarías en exceso la atención del rostro en este punto. Si te parecen demasiado grandes opta por los colores medios.
  • Labio superior más fino: algo muy frecuente y de fácil solución pasando el perfilador por el borde exterior del labio más fino y maquillándolo de forma que quede con un tono más claro (del mismo color) que el labio más grueso. De esta forma conseguirás reequilibrarlos.
  • Labios pequeños: para realzar el tamaño utiliza el perfilador por los extremos hacia las comisuras, de forma que parezcan más grandes. Aunque te favorecen los tonos rojos o amarronados no lo elijas oscuros porque empequeñecen. Los colores vibrantes también pueden realzar su tamaño.

¿Cómo me pinto los labios?

Antes de empezar a pintarte los labios, hidrátalos con un cacao o aceite y retira el exceso de grasa presionando levemente los labios con un pañuelo de papel. Si los vas a delinear, comprueba que el color del lápiz sea muy similar al del pintalabios elegido, porque de otra forma el efecto sería muy antiestético. El resultado es mejor si los pintas con el pincel mojado en el labial, pero si no tienes tiempo aplícate directamente la barra. Hay que hacerlo suavemente desde afuera hacia adentro para que éste quede un poco más claro, pues produce el efecto óptico de labio más grueso. Comprueba si el perfilador queda muy marcado y mézclalo con el color labial con ayuda del pincel si fuera necesario.

Si necesitas que el maquillaje labial te dure mucho tiempo, espolvorea una fina capa de polvos, vuelve a presionar sobre un pañuelo de papel y repite la operación de pintarlos. Esta doble capa es capaz de mantenerse varias horas sin retocar. Acaba con un ligero brillo sobre el color una vez seco.

En verano es mejor optar por colores más claros, o simplemente por un gloss brillante que ofrezca un aspecto fresco. Lo podrás retocar desde cualquier sitio y sin más ayuda que un pequeño espejo.

Recuerda finalmente que el tono que elijas tiene que favorecerte de acuerdo con el resto del maquillaje y tu tono de piel y cabello. Una buena elección dará vida a tu rostro y te ayudará a ofrecer una sonrisa impecable y seguridad en ti misma. 

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD