PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Cómo cuidar las cutículas de las uñas
Las cutículas son una parte olvidada de las manos, pero protegerlas es importante para evitar infecciones en las uñas. Te contamos por qué no es conveniente cortarlas, y cómo cuidarlas para que estén sanas y bonitas.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista

Cuidados básicos para tener unas cutículas sanas

Aunque no se deben cortar las cutículas, eso no significa que no haya que llevar a cabo unos cuidados especiales para darles un buen aspecto y para que estén saludables. Lo más importante es tenerlas bien hidratadas, pues no hay que olvidar que se trata de piel, y de esta manera se mantendrá flexibles y evitaremos así la formación de padrastros y los molestos pellejitos que aparecen en los dedos. Asimismo, es recomendable usar guantes cuando realices tareas domésticas o utilices productos químicos, para mantener tu dermis y tu esmalte en buen estado.

3 Pasos para conseguir unas cutículas perfectas

Tener unas cutículas cuidadas es muy sencillo y no lleva mucho tiempo. Solo debes tener un palito de naranjo, un utensilio parecido a un palillo, pero más grueso y con una parte afilada y otra angulada, y una crema hidratante de manos. Ahí va el paso a paso para que luzcas unas cutículas perfectas:

  • Paso 1

    Aprovecha una ducha para ablandar tus cutículas, también puedes sumergir las uñas en unos cuencos con agua caliente durante unos 10 minutos. En el mercado también se ofrece un gel quitacutículas o pastillas efervescentes para echarlas en el agua que las ablanda de la misma manera.

  • Paso 2

    Después, con la parte angulada de un palito de naranjo empuja de manera suave la cutícula hacia atrás. El Dr. Javier Pedraz, dermatólogo en el Hospital Clínico San Carlos, nos indica que desde el punto de vista médico no se recomienda hacerlo, aunque si se tienen muy desarrolladas se pueden recortar o empujar, pero en la parte más superficial, en la que no está en contacto directo con la uña. Si se hace, hay que evitar excederse, pues podrías provocar una herida, y con ella una posible infección. En las zonas más difíciles puedes utilizar la parte afilada del palito para hacer retroceder la cutícula.

  • Paso 3

    Una vez hayas terminado con todas, solo tienes que hidratarlas bien, y para ello basta con una crema de manos aplicada mediante un masaje en la base de la uña. También puedes encontrar en tiendas especializadas lacas hidratantes que también actúan sobre las cutículas. Este último paso puedes repetirlo cada vez que te laves las manos, y cada noche antes de irte a dormir; aplica una pequeña cantidad de crema en ellas y extiéndela, haciendo hincapié en las uñas y en sus cutículas; despertarás con las manos como la seda.

Actualizado: 5 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD